Además de cambiar el formato, este año,

tomamos como inspiración para todos los textos al

Paradigma Pedagógico Ignaciano (P.P.I.)

¿Qué es el Paradigma Pedagógico Ignaciano?

Lo primero que se debe decir es que el P.P.I. es un proceso de continua interrelación en la dinámica de enseñanza-aprendizaje, donde la experiencia, la reflexión y la acción se convierten en el corazón de la experiencia ignaciana. 

Éste es el modo de proceder que los alumnos y alumnas que están en los  colegios jesuitas deben tener como sello distintivo, a fin poder acompañarlos para que lleguen a ser personas maduras

(Cf. Metts SJ 1997:30). No hay que olvidar que el objetivo primordial del PPI es lograr formar hombres y mujeres para los demás y con los demás, preferencialmente con los más excluidos. 

 

-P. Felipe Guzmán S.J.-

“Es una respuesta a cómo podemos ayudar a las personas a reflexionar sobre sus propias vivencias y a construir significados nuevos y más complejos, desde la Visión Ignaciana. De hecho, el aprendizaje debe conducir a un cambio en el significado de las propias experiencias. Sólo así podrá llegar a ser un aprendizaje significativo. El aporte jesuítico es darle a ese aprendizaje la perspectiva y el estilo ignacianos”

(ACODESI 2005:221).