• Unidad Educativa Javier

Historias Javerianas sobre Inclusión Educativa, Segunda Parte.



Katheryne Valverde

Consejera de 6to y 7mo de Básica


Pensar en la inclusión de modo personal es recordar un cúmulo de experiencias significativas desde las que no solo he podido fortalecer lo que aprendí durante mis años de estudio, también he logrado reflexionar e interiorizar en el ser persona. Desde esta definición he logrado comprender frases como "somos iguales en nuestras diferencias"; y aceptar la de "no todos servimos para todo, pero todos servimos para algo"; para poder sensibilizar a mis estudiantes desde el acompañamiento que exige la observación de las necesidades particulares de cada ser humano. De este modo, todos quienes hacemos parte de la comunidad javeriana fortalecemos nuestros valores y desarrollamos una vida integral

En la educación tradicional es común que la inclusión sea subestimada; sin embargo, en el ser y hacer del psicólogo, el respeto por la diversidad, la particularidad y la esencia de cada persona es un elemento fundamental para el crecimiento personal y profesional y desde el cual se enfatiza, acompaña y profundiza las distintas interacciones socio-emocionales de las personas a las que asistimos desde la consejería.

De modo práctico, hablar de inclusión es manifestar de modo consciente, la importancia del ser único de cada persona y al mismo tiempo la importancia de las interacciones con el otro.


 


Carmen López

Consejera de 10mo de Básica y 1ro de Bachillerato


En mi trabajo, la inclusión es el eje transversal que me permite sensibilizar, promover y acompañar a los docentes y a los estudiantes en su realidad personal, académica y humana; generando una vivencia de respeto, libertad y confianza y permitiendo reconocer que somos iguales y a la vez diferentes. Y así, a través de la inclusión, puedo construir una experiencia que enriquezca a una comunidad.


La experiencia de sensibilización sobre la inclusión renueva mi mirada y me ayuda a tomar conciencia de lo fundamental que es ella en nuestros derechos. Con los estudiantes de décimo y primero bachillerato, hemos partido de la pregunta si todos somos libres e iguales en derechos y contrastarlo con la realidad actual, llevándonos a la conclusión de que los derechos son fundamentales para todos respetando la diversidad y que la práctica de la inclusión promueve la vivencia de todos nuestros derechos.


 


Mónica Moncayo

Terapista de Lenguaje de Nivel Inicial


Como terapeuta de lenguaje he sido parte del proceso inclusivo de personas con diversas discapacidades como PCI, Síndrome de Down, de Moebius, de Rett, dificultades y pérdidas auditivas, entre otros; poniendo un granito de arena para mejorar su calidad de vida dentro de la sociedad. El poder ayudarlos me llena de muchas emociones, sentimientos de satisfacción tanto humana como profesional. El escuchar su primera palabra a un niño con dificultad auditiva y ver las lágrimas de felicidad de la madre escuchar llamarle “mamá”, es algo para lo que no encuentro palabras para expresar lo que sentí.


Una diferencia entre el medio clínico y el académico es que compartes mayor tiempo con los niños, lo que te permite ver las dificultades en el desarrollo de su lenguaje, la falta de comunicación y posibles problemas en su socialización, permitiendo detectarlas a tiempo para brindarle el acompañamiento y seguimiento oportuno.


A pesar de todo esto, creo firmemente que ser una persona inclusiva no requiere de un título profesional sino de la práctica de valores como el respeto, la empatía, la tolerancia y el amor que seguro son valores que harán la diferencia entre los seres humanos.


111 views0 comments

Recent Posts

See All