Testimonios del 5to Encuentro de La Dolorosa

"En el encuentro aprendí que Dios se encuentra en esas pequeñas cosas de la vida, las cuales nos hacen descubrir el significado de un mensaje en el accionar. Con la ayuda del discernimiento, logré entender cuál es el mensaje de la frase: “No el mucho saber harta y satisface el alma, más el sentir y gustar de las cosas internamente” ya que pude comprender que no hay que ser grandes eruditos para descubrir el plan de Dios en nuestras vidas y aplicar el MAGIS en lo cotidiano."

Fausto Saltos 1ero BGU - CEL

 

 

"La verdad cuando recién llegue al colegio san Gabriel me hice una pregunta muy peculiar a mí mismo ¿Por qué estoy aquí?, luego con el transcurrir del encuentro, me di cuenta que Dios siempre intenta acercarse y entendí que somos nosotros quienes nos alejamos de Él, por ello he sentido un llamado en este encuentro junto a mis compañeros a vivir la misericordia con nuestro prójimo."

Juan Marco Smith 2do BGU - CEL

 

 

"Mi experiencia en el encuentro fue que pude sentir la presencia de Dios en esas pequeñas acciones que hacemos en nuestro día a día y saber de que tal vez no seas perfecto, pero aun así todos tenemos virtudes al igual que errores. Esto me ha hecho pensar que puedo ayudar o brindar mi conocimiento a las personas que lo necesiten sin esperar nada a cambio."

Giovanna Garcés 1ero BGU – MEJ/CEL

 

 

"Yo encontré a Dios ayudando a los demás, haciendo nuevos amigos, ayudando en la minga de limpieza, todo aquello me ayudó llegar más a Él, a tenerlo en mi corazón. Conocí que Dios está en todo y todos; yo lo encontré en la Escuela de Fe y Alegría, en la caminata a la Madre Dolorosa, que me conmovió ver gran cantidad de personas que aclamaban ese amor a María. El encuentro fue lo mejor de toda mi vida, sin duda lo repetiría mil veces."

Isabella Orrico 1ero BGU

 

 

"Esta experiencia me invita a cambiar la forma en la que veo los Grupos Ignacianos y lo que hacemos, me invita a respetar y querer más a los demás gracias al compañerismo demostrado por los demás colegios. Más que amigos o conocidos somos una familia, nos une el amor el uno por el otro y el amor por nuestra misma Madre Dolorosa.  Regresamos y de nuevo nos subimos a un bus, pero esta vez el viaje estuvo lleno de relatos del encuentro y discusiones de que hacer para aportar en nuestra pastoral.

 

Todas estas enseñanzas se las debo a los dos asesores que nos hicieron compañía durante el encuentro, ellos nos guiaban en la intención del encuentro y velaron por nuestra seguridad al estar lejos de casa.  Hicieron uno de los actos más desinteresados que he visto al dejar la comodidad de su casa y acompañar a un grupo de jóvenes que buscaban respuestas, respuestas que fueron encontradas y cambiaron mi forma de vida."

Daniel Rodríguez 1ero BGU - CEL

 

 

"Quiero agradecer la oportunidad tan valiosa que me ha ofrecido la Comunidad Javeriana, especialmente el Departamento de Pastoral y el Padre Fabricio Alaña, de poder haber compartido un momento que nunca voy a olvidar. El solo hecho de poder haber asistido a este evento en donde pude encontrar a Dios en momentos bastante específicos como la procesión de la Madre Dolorosa de cerca de 2 horas o en el día en que fuimos a realizar trabajo comunitario en una escuelita de Fe y Alegría; fueron instantes que me impresionaron bastante ya que pude conocer verdaderamente la misión que pone en mí Jesús, que no debo decaer ante la adversidad y si ya no está en mis capacidades, pedirle ayuda para solucionarlo.

 

Es bastante claro que estas realidades me hacen caer en cuenta que debo de hacer algo que provoque un cambio en nuestro entorno, por esta razón me encuentro con el afán de enfocarme exactamente en los sectores periféricos, especialmente los niños y jóvenes. Deseo ayudarlos a que tengan los mismos conocimientos que yo tengo y tendré, el dinero no es una limitación para aprender y desarrollarse como ser humano. Llegué como un joven tímido y conformista con lo que sé, pero me voy como un chico de mente abierta y dispuesto a hacer lo que se necesite para difundir la excelencia de la Red Juvenil Ignaciana."

Aarón Villacís 2do BGU IB – GAJ

 

 

"La verdad que pensaba que era una experiencia diferente, no esperaba a conocer a personas buenas, humildes; pude compartir en la gymkana de una manera divertida y formativa, haciéndonos ver que estamos llamados al servicio. Puedo decir que sí me encontré con Dios y lo vi en cada una de las personas del encuentro, de cómo cada uno llevaba su relación con las otras personas. Normalmente, por las distracciones del día a día, no nos damos cuenta pero siempre Dios está allí para nosotros y guiarnos por el buen camino. Pensaba que iba a ser cansado ir a la procesión pero pudimos llegar hasta el final; nuestros asesores nos guiaban y nos hacían reflexionar sobre nuestras acciones del día. Quisiera volver a tener otro encuentro igual ya que ha sido una de las mejores experiencias, de esas que se atesoran y son difíciles de olvidar. Quiero ser parte del CEL."

Eduardo Pesantes 1ero BGU

 

 

"Para mí, poder tener la oportunidad de ir al encuentro de la madre fue algo sin comparación. Desde que salimos de Guayaquil tenía ese sentimiento de compañerismo maravilloso, todo el viaje de ida se me paso realmente rápido ya que compartía risas y anécdotas con mis amigos. Al llegar al colegio San Gabriel nos dieron nuestras identificaciones, el saber que no iba a compartir con mis amigos del Javier me puso muy nerviosa, ya que me da timidez tener que relacionarme con la gente de los otros colegios de la red. Una vez que las actividades intercolegiales empezaron, me di cuenta de que quizá no fue tan mala idea. Algo que puedo resaltar es que, si bien estábamos separados, mis amigos del colegio siempre estaban dispuestos a apoyarnos.

 

El visitar el espacio donde ocurrió el prodigio me dio una sensación inigualable, el saber que fue en esa misma sala donde nuestra Madre Dolorosa parpadeo me dio ese sentimiento de amor materno, sin duda alguna fue algo completamente maravilloso. Visitar la iglesia de la Compañía me ayudo a descubrir pequeñas cosas de los jesuitas de los cuales no tenía ni idea.

 

El momento de la comida fue hermoso, porque, al fin y al cabo, éramos jóvenes reunidos por una misma devoción a la madre, éramos jóvenes con un mismo sentimiento de amor a nuestro colegio y con los mismos ideales ignacianos.

 

En mi opinión el verdadero clímax del encuentro fue el escuchar a tanta gente rezar a una misma voz y sentir ese calor de la dolorosa, me dio un sentimiento de amor tan profundo hacia ella el saber que es una madre que nos protege por sobre todas las cosas. Fue en ese momento, en medio del centro histórico de Quito, a las 3:30 am donde descubrí un amor tan arraigado, tan profundo y tan puro hacia la madre que ya nada importaba, habíamos venido de tan lejos para esto, para este momento de amor. Estando ahí, no me importaba la sed, el hambre o el sueño que tenía, me importaba la madre, el cuadro del prodigio y su manto sagrado.

 

Otra experiencia maravillosa fue nuestra colaboración hacia la pequeña escuela de Fe y Alegría, fue estar ahí recogiendo césped lo que le da sentido al encuentro, el MAGIS ignaciano en todo su esplendor, distintos colegios trabajando como uno solo por un bien mayor.

 

El encuentro de la madre es algo que todos deberían vivir, por lo menos, una vez en su vida. Es algo que te invita a más, es una experiencia que te deja con unas ganas de repetirla y de dedicar tu vida al servicio. El encuentro es algo que no puede ser explicado hasta que lo vives en tu carne, es ese amor tan profundo, ese amor hacia tu colegio, hacia la madre, hacia San Ignacio y la Compañía lo que te lleva a ese clímax espiritual en el cual lo más que puedes hacer es llorar de sentimiento. Llorar por ese calor de madre, llorar porque, aunque estés tan lejos de tu casa, te sientes en tu hogar, junto a tu madre.

 

Fue muy enriquecedor haber podido compartir esta experiencia con los pastoralistas que fueron, el haber podido tener a alguien ahí para que cualquier inquietud o duda fuera aclarada. Para conversar con alguien que te entiende y poder disfrutar de este viaje fue hermoso.

 

El encuentro para mí fue un momento de redención hacia mi madre, fue el momento en el que la aceptas en tu corazón con tanto sentimiento que se te cala hasta los huesos. No hay palabras para describirlo, solo puedo decir que fue el clímax de mi fe y doy gracias por eso."

Estefanía Concha 2do BGU - CEL

 

 

 

 

Compartir
Tweet
Me Gusta
Please reload

Javerianos nos representan con orgullo en el UEESMUN

09/27/2019

1/9
Please reload

Please reload

Av del Bombero Km. 5½ Vía a la Costa

Teléfono: (593) 4-2003520 / Nivel Inicial 200-4309 / Ed. Básica 200-4160 - Bachillerato 200-1221

E-mail: info@uejavier.com