Trata de ayudar al estudiante a que se convierta en un aprendiz independiente que reconoce sus habilidades de aprendizaje y es capaz, desde ellas, de actuar sin el soporte formal que le brinda el ámbito educativo.

 

En otras palabras, que el maestro sea un apoyo importante para que el estudiante crezca en la autonomía de su propio aprendizaje.

Experiencia

 

Celebrando a los niños y niñas

Por: Dpto. de Comunicación.

 

La primera gran fiesta la vivimos en Nivel Inicial, donde los javerianos y javerianas más pequeños disfrutaron de su "Splash Party", una fiesta con la temática de juegos de agua y piscina. Junto con sus profesoras, los estudiantes cruzaron 4 diferentes actividades diseñadas para aprovechar al máximo esta mañana tan refrescante.

Sentir con la iglesia: Beatificación de Emilio Moscoso S.J.

Por: Dpto. de Pastoral.

 

Que Emilio Moscoso se haya convertido en el primer beato jesuita ecuatoriano supuso una manifestación de las distintas obras de la Compañía de Jesús, cada una participando según su misión particular. La Unidad Educativa Javier llevó una delegación de colaboradores que se juntó al campamento de I de bachillerato, en el que se encontraban los estudiantes que se preparaban para su Confirmación y quienes, así mismo, pertenecen a los Grupos Ignacianos.

Aventurándonos

en Escape Room

Por: Mauro Mackay.

 

Durante la jornada del jueves 1 y viernes 2 de agosto, los alumnos de Décimo A, B y C; Primero B, C y D; y Segundo B, pusieron a prueba sus habilidades de deducción, lógica, agilidad mental y sus conocimientos sobre las 4 materias involucradas en este proyecto: Inglés, Ciencias Naturales, Lengua y Literatura y Educación Física.

 

¿Cómo fue el proceso del Escape room?.

Mi experiencia

en Ejercicios Espirituales

Por: Fausto Saltos.

 

Desde el primer momento que entré a la secundaria, había escuchado de la experiencia de Ejercicios Espirituales y me llamaba mucho la atención vivirla, por lo que puse muy alta la vara en cuanto a mis expectativas. Casi 5 años después de mi primer acercamiento con eso, pude, el 28 de octubre de este año, embarcarme hacia aquello que tanto había esperado. Mis primeras impresiones de la casa cumplían con el estándar creado en mi cabeza, y me entusiasmé mucho con el porvenir de toda la experiencia en sí.

Marcando el sendero, hacemos el camino

Por: Dpto. de Pastoral.

Formación en Acción Social Arrupe (FASA), es el proyecto que busca formar en la conciencia social a los javerianos de todos los niveles. Inspirados por la persona de Jesús y por aquel eximio jesuita, Pedro Arrupe, los alumnos son invitados a palpar la realidad de los más necesitados: adultos mayores en estado de vulnerabilidad, niños de escasos recursos, entre otros.

3ra edición Intercolegial

"La Ardilla Dorada"

Por: Dpto. de Comunicación.

“Violencia en las redes sociales” fue el tema escogido para la 3ra edición del Intercolegial de Periodismo “La Ardilla Dorada”, organizado por nuestra institución con el apoyo académico de la Universidad Casa Grande.

 

Las Redes Sociales son espacios y herramientas donde se produce todo tipo de actividades. La violencia es una de ellas y al ser expuestas en plataformas diseñadas para generar notoriedad, sus alcances son mayores a los medios tradicionales. 

Llevando a la acción lo imaginado: El Javier en cortos

Por: Esther Carpio.

En la imaginación, cuna de las ideas, se generan maravillosas historias que pueden ser recreadas en la realidad gracias a diversos recursos. Así pues, nuestros javerianos pusieron de manifiesto su grandiosa imaginación para la creación de interesantes cortometrajes, alusivos a las inquietudes del mundo adolescente, utilizando recursos tecnológicos, creatividad y entusiasmo.

Recordando mis inicios en el Colegio

Misa de Despedida Promoción 59

Por: Carolina Aranda.

El día Lunes 6 de Enero celebramos la Solemnidad de la Epifanía del Señor(...). De igual manera, nos congregamos para agradecer al Dios de Jesús por el don de la vida de nuestros queridos jóvenes de la promoción 59, que dentro de poco saldrán de su amado colegio y pasarán a ser una nueva generación de ex-alumnos que transformarán el mundo en un lugar con más amor, paz y justicia.

Ser más para

servir mejor: Misiones Xaverianas 2019

Por: Octavio Quintero.

Al ser mi primera vez viviendo esta experiencia, me temo que lo que este texto contendrá no será suficiente para reflejar todo lo que logré sentir y reflexionar en todo el tiempo de labor, tiempo que lo valió todo en cualquier situación.

 

Me ofrecí para ser parte de este gran proyecto y actividad de la RUEI-E (Red de Unidades Educativas Ignacianas Ecuador) con el objetivo de expandir mis formas de llegar a servir, sentir y reflexionar sobre nuestra vida diaria, y qué tan diferente sería si nada de nuestro pasado fuera como lo recordamos ahora.

Participación en Olimpiada de Matemáticas

APOL 2019

Por: José Luis Arreaga.

El desafío de una competencia fuera de su zona de confort, movió a nuestros javerianos este año, demostrando su espíritu competitivo que no solo se conforma con poner a prueba sus habilidades matemáticas dentro del salón de clases, sino fuera de él.

Los integrantes del club de matemáticas, recibieron gustosos la invitación de APOL (Academia de Ciencias Exactas) en la que llaman a “descubrir y desafiar a jóvenes intelectualmente talentosos para ofrecerles la oportunidad de ampliar sus horizontes científicos”.

Nacho´s Week

Por: Dpto. de Pastoral.

La vida del fundador de la Compañía de Jesús, san Ignacio de Loyola, es vital para comprender cómo funciona la espiritualidad de nuestra institución. No se aprende o se conoce en fechas o acontecimientos, sino de cómo él fue descubriendo el paso de Dios en cada parte de su historia, aún en los momentos donde la presencia amorosa del Señor parecía oculta.

"Questions for

St. Ignatius" junto a Educate Magis

Por: Orlando Rodríguez.

Acercándonos a las festividades de San Ignacio, el día miércoles 17 de julio nuestros estudiantes tuvieron la oportunidad de compartir una videoconferencia en el aula conectada de Educate Magis “Questions for St. Ignatius”, junto con los colegios Cristo Rey, Tacna, Perú, Gonzaga, Maracaibo, Venezuela y Antonio Vieira, Salvador, Brasil. En este “connected classroom” se formularon preguntas a San Ignacio imaginando que este viviera en nuestro tiempo.

Taller Formativo "Fabro III"

Por: Dpto. de Pastoral.

Este año, la Unidad Educativa Javier se abrió a la experiencia de un Taller Formativo en Pasto,  Colombia, donde jóvenes del Colegio San Gabriel de Quito, Colegio Mayor de San Bartolomé de Bogotá, Colegio San Francisco Javier de Pasto y del Colegio Javier, tuvieron la oportunidad de adquirir nuevas herramientas y explotar capacidades de liderazgo; y así, regresar con un proyecto para sus colegios.

Los Grupos Ignacianos como experiencia de vida

Por: Dpto. de Pastoral.

¿Es verdad que Cristo nos sigue llamando a través de las personas y entornos que nos rodean?, parecería inverosímil que en pleno siglo tecnológico Dios no se actualice para hacernos partícipes de su proyecto. De hecho, Dios también “le hace  a la tecnología”, y es que, desde esos primeros llamados junto al mar de Galilea para ser pescadores de hombres, la invitación no ha cambiado. Sigue llena de entusiasmo y dinamismo.

La vocación de ser CELISTA

Por: Christopher Reinoso y

Joseph Gelibert.

El CEL Javier es parte de los grupos juveniles ignacianos, una propuesta única que permite a todos los miembros de la comunidad: estudiantes, padres de familia, pastoralistas, docentes y personal de apoyo, integrarse con la naturaleza y vivir experiencias de convivencia desde otro punto de vista.

 

Es emocionante ver como antes de cada salida a campamento, encontramos colaboración de todos los miembros antes mencionados.

Por: Dpto. de Comunicación.

El pasado viernes 31 de mayo, para celebrar a todos los niños y niñas de la U.E. Javier, tuvimos dos grandes jornadas llenas de fiesta, juegos, premios, etc.

 

La primera gran fiesta la vivimos en Nivel Inicial, donde los javerianos y javerianas más pequeños disfrutaron de su "Splash Party", una fiesta con la temática de juegos de agua y piscina. Junto con sus profesoras, los estudiantes cruzaron 4 diferentes actividades diseñadas para aprovechar al máximo esta mañana tan refrescante.

 

Los niveles de Básica Elemental y Media no se quedan atrás, sorprendieron a sus chicos con su fiesta “Let’s dance and celebrate”, que como su nombre lo indica, estuvo llena de bailes, música, concursos y premios. Una hermosa mañana que pudimos cerrar escogiendo el mejor disfraz del artista o banda favorito de cada estudiante.

 

Sin duda alguna, tener estos espacios de fraternidad es lo que nos recuerda que como adultos nunca debemos dejar de jugar. El juego nos permite compartir, conocernos y conocer a los demás y trabajar en equipo hacia una sola meta; sobre todo, nos vuelve a esa alegría de disfrutar aquello que hacemos sin importar lo grande o pequeño que sea.

 

¡Feliz día a todos quienes se mantienen con un espíritu alegre, como niños!

 

Celebrando

niños y niñas

a los

 

Por: Dpto. de Pastoral.

«Alabar reliquias de santos, haciendo veneración a ellas y oración a ellos; alabando estaciones, peregrinaciones…»

[E.E., 358]

 

Iglesia

Sentir con la

beatificación de

Emilio Moscoso S.J. 

La vida de un cristiano es, en síntesis, una alabanza de amor. Nuestras vidas, que se transforman junto a Cristo en ofrendas, solo tienen sentido en la donación total de nuestro ser; entregados enteramente al servicio de los demás y movidos por el amor con que Dios llena nuestros corazones y que estamos llamados a compartir.

La vida de Emilio Moscoso, S.J. es testimonio fiel de esa donación total. Este jesuita nacido en Cuenca fue martirizado durante la persecución religiosa de finales del siglo XIX en Ecuador, su vida fue la de un sacerdote que entregó todo por sus hermanos y la de un educador incansable cuya labor trascendió conocimientos para llegar al interior.

El martirio del beato Emilio no radica en su muerte únicamente, sino en que cada etapa de su vida supo testimoniar una donación total por amor, sirviendo como director espiritual, superior de comunidad y rector; habiendo sido un hijo y novicio ejemplar. Aun a pesar del pecado presente en nuestras vidas, ejemplos como los del mártir Emilio Moscoso nos demuestran que es en nuestra debilidad donde Dios manifiesta su fortaleza y nos anima a amar.

 

Y así como el martirio no es cosa de un día, que estudiantes y colaboradores participaran de la beatificación del primer jesuita ecuatoriano no fue solo la ceremonia, sino todo un proceso de conocer a Emilio Moscoso en su vida. Reconociendo qué se puede aprender para la vida, conocer qué vivió él en su tiempo y cómo se puede servir superando las debilidades y dificultades que se experimentan.

La beatificación fue una oportunidad de unión, de sentir con la Iglesia. Que Emilio Moscoso se haya convertido en el primer beato jesuita ecuatoriano supuso una manifestación de las distintas obras de la Compañía de Jesús, cada una participando según su misión particular. La Unidad Educativa Javier llevó una delegación de colaboradores que se juntó al campamento de I de bachillerato, en el que se encontraban los estudiantes que se preparaban para su Confirmación y quienes, así mismo, pertenecen a los Grupos Ignacianos.

En esta experiencia, estábamos unidos en celebración con la Iglesia del Ecuador que se alegraba por su nuevo beato, y que se une en un solo cántico de alabanza con la Iglesia Universal para aclamar la gloria de Dios manifestada en su mártir.

 

Pero esa alegría no puede quedarse solo en el momento, pues es una peregrinación que inició en la institución con los preparativos y conociendo la vida del beato, que luego pasó por Riobamba —sitio de la beatificación—, y que debe culminar en un compromiso de vida que cada uno está invitado a realizar desde su libertad; para compartir el mensaje del Evangelio desde la cotidianidad de la vida.

 

«La beatificación de Emilio Moscoso fue uno de los acontecimientos más importantes para la comunidad jesuita. El reconocer a un luchador por su fe que transmite su mensaje nos invita a ser santos en nuestro accionar. Ser solidario es estar un paso más cerca de Dios.»

 

Camila Arce, I de Bachillerato.

 

Este es el sentido de alabar, de la veneración y de la oración a la que nos invita San Ignacio en el punto 358 de los Ejercicios Espirituales: ser santos, como lo han sido tantos hombres y mujeres en la historia. Ser como Cristo para entregarnos a los demás, tomando fuerzas de la Eucaristía, que es por lo que Emilio Moscoso donó su vida. En esta óptica, la beatificación se convirtió en una oportunidad de redescubrir nuestra vocación cristiana desde la espiritualidad ignaciana. 

 

 

¿Cómo fue el proceso del Escape room? Hubo un total de 4 "escape rooms", todos ellos con una temática distinta. Cada curso que llegaba, era dividido en 4 grupos; es así que, los grupos pudieron vivir una experiencia única e irrepetible en cada salón en que les tocó estar. El primer grupo pudo vivir la aventura de sentirse todos unos defensores de la justicia en el "Superhéroes escape room"; el segundo grupo pudo vivir una experiencia más allá de las estrellas en el "Star Wars escape room"; el tercer grupo pudo vivir la travesía de aventura y descubrimiento científico en el "Escape room del viaje al centro de la tierra"; y el cuarto pudo experimentar el terror y el suspenso dentro del "Horror escape room".

 

Cada salón contaba con acertijos y enigmas relacionados a contenido académico de las cuatro materias previamente mencionadas y enfocados al fortalecimiento de las inteligencias múltiples. Para ser capaces de escapar de la habitación, nuestros chicos debían resolver un total de 12 acertijos en un tiempo no mayor a 30 minutos. Sin duda, una muy desafiante carrera contra el reloj. Es así que, entre risas y un muy demandante trabajo colaborativo, algunos de los grupos lograron vencer al reloj y escapar de sus respectivos salones. Debemos enfatizar que, aunque hubo grupos que no lograron el proceso de la forma requerida, todos los que participaron se llevaron el mejor de los premios: el conocimiento.

 

Este es un ejemplo de que se puede ir más allá de la educación tradicional;  enseñar en valores mediante el trabajo en equipo, hacer del aprendizaje una experiencia divertida mediante el uso de la gamificación y encender en los alumnos esa llama de la pasión por el conocimiento que no debe extinguirse nunca.

 

Y tú, ¿lo pondrías en práctica en tu salón de clases?

 

Scape Room

Aventurándonos en

Por: Mauro Mackay.

¿Qué tan desarrollada está tu lógica? ¿Qué tan perspicaz eres? ¿Qué tan bueno eres para resolver enigmas?

 

Esto y mucho más se puso a prueba en nuestros Javerianos y Javerianas durante el evento  denominado "Escape room".

 

Durante la jornada del jueves 1 y viernes 2 de agosto, los alumnos de Décimo A, B y C; Primero B, C y D; y Segundo B, pusieron a prueba sus habilidades de deducción, lógica, agilidad mental y sus conocimientos sobre las 4 materias involucradas en este proyecto: Inglés, Ciencias Naturales, Lengua y Literatura y Educación Física.

 

 

Mi experiencia

en Ejercicios

Por: Fausto Saltos.

Desde el primer momento que entré a la secundaria, había escuchado de la experiencia de Ejercicios Espirituales y me llamaba mucho la atención vivirla, por lo que puse muy alta la vara en cuanto a mis expectativas. Casi 5 años después de mi primer acercamiento con eso, pude, el 28 de octubre de este año, embarcarme hacia aquello que tanto había esperado. Mis primeras impresiones de la casa cumplían con el estándar creado en mi cabeza, y me entusiasmé mucho con el porvenir de toda la experiencia en sí.

 

Entre la euforia del numeroso grupo que fue al retiro, apropiarse del silencio fue bastante complicado, y me incluyo al decir esto. El primer día lo pasé de una forma amena, me gustó mi cuarto y la comida estaba demasiado rica, hicimos oración y fuimos a dormir. El verdadero reto comenzó el segundo día, porque me costó bastante entrar en la dinámica de los Ejercicios, mi cabeza estaba analizando más la calidad del retiro y eso me impedía ver qué era lo que yo de verdad sentía al momento de interiorizar. Uno de mis acompañantes se dio cuenta de esto y me lanzó el balde de agua fría para que despertara y olvide toda expectativa generada por mi mente. Me hizo darme cuenta de que no era algo que debía parecerme bonito como un viaje a Disney, sino que debía ayudarme para mi mejora como persona.

 

Espirituales

El tercer día, renovado con ese nuevo pensamiento y la comida en abundancia, realicé con mucha indiferencia todas las actividades que se nos presentaron. Fue ahí donde pude palpar “eso” que me guió desde ese punto hasta la actualidad, el hecho de sentirme perdonado por los demás. Eso me ayudó mucho a replantearme muchas cosas de una manera suave, detallada y con mucha paciencia; un momento de consolación que me duró mucho tiempo, tanto así que no tengo palabras para describir esa sensación que me impulsó durante el último día de ejercicios. Donde tuve la oportunidad de plantear una reforma para mi vida, la  que ya estoy llevando a cabo y espero seguir haciéndolo para generar un mayor impacto positivo en ella.

 

Para terminar, quiero agradecer a Dios, a mis padres y al Javier por brindarme esta experiencia enriquecedora en el espíritu, a los acompañantes de mi tanda, en especial al P. Pepe, P. Felipe y Carolina Aranda por ser ese apoyo en mi experiencia de acercarme a Dios desde el interior. Los invito a todos aquellos que aún no han vivido la experiencia, para que puedan palpar algo que hace único al ignaciano. Una experiencia maravillosa que te llena y te ayuda en la medida en que nosotros lo permitimos.

 

 

camino

Marcando el

Por: Dpto. de Pastoral.

Formación en Acción Social Arrupe (FASA), es el proyecto que busca formar en la conciencia social a los javerianos de todos los niveles. Inspirados por la persona de Jesús y por aquel eximio jesuita, Pedro Arrupe, los alumnos son invitados a palpar la realidad de los más necesitados: adultos mayores en estado de vulnerabilidad, niños de escasos recursos, entre otros.

 

Queremos mostrar a un Jesús encarnado en una iglesia viva, comunidad portadora de esperanza que se nutre de una fe contextualizada, adulta y práctica. Para esto necesitamos fortalecer el cuerpo apostólico para la misión y en esta ocasión a través de nuestros estudiantes, formando así una comunidad de amigos en el Señor que, inspirados en Ignacio de Loyola, queremos ir en busca y encontrar a Dios en el mundo; discernir su voluntad y llegar a las nuevas fronteras entre el evangelio y la sociedad a través del testimonio vivo de cada uno de ellos, para así, poder formar nuevos horizontes y finalmente responder, poco a poco, las necesidades y desafíos que nos puede presentar el mundo.

 

Los estudiantes desde Inicial hasta Tercero de Bachillerato han logrado -poniendo en práctica lo aprendido en Pastoral específicamente-, desde las clases de Formación Cristiana, experimentar e interiorizar un apostolado vivo, un encuentro con el otro que busca ayudar no solo desde fuera, sino comenzando por cada uno de nuestros estudiantes; concientizando la imperante necesidad de un bien mayor al que se puede contribuir de muchas maneras posibles, siempre y cuando, haya la voluntad y el amor para servir. No solo se motiva sino -como en este caso- también se invita a más. En este caso, la invitación que se da a los padres de familia a participar en algunos de estos encuentros de manera voluntaria.


Dentro de las experiencias más cercanas, tenemos la opinión personal tanto de estudiantes de primaria así como de secundaria, en la que nos comparten abiertamente aquello que para ellos representó lo más significativo.

 

sendero,

hacemos el

Una de ellas fue por parte del estudiante de básica elemental Juan Martín Alcívar, sobre aquello que percibió de parte de los abuelitos que pudieron visitar: 

 

“Se sintieron felices, son muy inteligentes y me asombró más aún que son capaces de hacer muchas cosas, manualidades, cuadros de pintura...se alegraron mucho”.

 

En secundaria, nos comparte su testimonio la alumna Camila Rodríguez:

 

“Al principio cuando íbamos a llegar al lugar donde estaban los abuelitos, por lo menos yo estaba nerviosa, todos la verdad creo que estábamos así porque no sabíamos cómo reaccionar, cómo tratarlos, que les gustaba porque no los conocíamos. Los profesores nos ayudaron a soltarnos, comenzamos a hablar, interactuar, pudimos darles ánimo, llevamos cositas para comer y compartir con ellos. Lo más significativo para mí, fue el conocer la experiencia que nos compartió una abuelita acerca de su vida cuando era joven antes de enfermarse, y lo que expresó acerca de su vida y su familia. Estaba un poco triste pero pudimos darle alegría, estuve con ella, compartimos y comimos galletas. Para los abuelitos fué un día distinto, para nosotros, sobre todo para mí fue significativo ver la vida de ellos, como están y me hizo caer en cuenta que, en mi situación, no me gustaría que mis papás estén así."

 

Con todo ello, podemos recoger no solo aquellas experiencias sino también lo que pueden compartir de ahora en adelante, el fruto de cada acción de la cual poco a poco formaron parte e hicieron suya; concientizando desde el sentir del otro, de aquel prójimo que vieron vulnerable y sintiéndose, en algunos casos, identificado respondieron con empatía y cercanía.

 

 

3ra edición Intercolegial

"La Ardilla Dorada"

Por: Dpto. de Comunicación.

“Violencia en las redes sociales” fue el tema escogido para la 3ra edición del Intercolegial de Periodismo “La Ardilla Dorada”, organizado por nuestra institución con el apoyo académico de la Universidad Casa Grande.

 

Las Redes Sociales son espacios y herramientas donde se produce todo tipo de actividades. La violencia es una de ellas y al ser expuestas en plataformas diseñadas para generar notoriedad, sus alcances son mayores a los medios tradicionales. 

 

Tras varios meses de trabajo, que culminó con la ceremonia de premiación el pasado 12 de diciembre, los seis colegios participantes tuvieron como desafío impactar a la audiencia con un mensaje que muestre la realidad a través de un reportaje escrito, un producto audiovisual y un fotorreportaje.

 

El jurado calificador, conformado por profesionales y docentes de diversas ramas periodísticas, definió a los grandes ganadores de este año:

 

  1. Instituto Particular Abdón Calderón

  2. Colegio Americano de Guayaquil

  3. Unidad Educativa Monte Tabor-Nazaret

 

Felicitamos a todos los estudiantes y profesores por poner en práctica la capacidad, creatividad y compromiso. Demostrando así su talento en el ámbito periodístico y comunicacional, con un mensaje que genera un impacto positivo en la sociedad.

 

 

Llevando a la acción

El Javier

Por: Esther Carpio.

En la imaginación, cuna de las ideas, se generan maravillosas historias que pueden ser recreadas en la realidad gracias a diversos recursos. Así pues, nuestros javerianos pusieron de manifiesto su grandiosa imaginación para la creación de interesantes cortometrajes, alusivos a las inquietudes del mundo adolescente, utilizando recursos tecnológicos, creatividad y entusiasmo.

 

Mediante experiencias basadas en el trabajo colaborativo e implementación de herramientas tecnológicas, nuestros chicos de 9no año vivieron una aventura de aprendizaje genuina, que ha contribuido con su formación integral basada en el modelo ignaciano de persona. A través de la realización de cortometrajes, nuestros javerianos demostraron ser: conscientes, competentes, compasivos y comprometidos.

 

El producto de semanas de trabajo, fue expuesto durante la Semana Patronal en honor a San Francisco Javier, donde se presentaron los cortometrajes producidos en la asignatura TIC como parte del Proyecto "El Javier en Cortos". Luego de dos parciales aprendiendo edición de vídeos, utilizando diversidad de aplicaciones informáticas, nuestros javerianos explayaron su creatividad y conocimientos para plasmar en vídeo diversas realidades.

 

Abordaron temas de interés para adolescentes que captaron la atención de la audiencia. Temas impactantes y reflexivos fueron los protagonistas, entre los más destacados se encuentran: el bullying, la depresión en los adolescentes, la importancia de la amistad, la ayuda al prójimo, las segundas oportunidades, cuidarse de desconocidos, entre otros.   

 

Los asistentes pudieron disfrutar de los posters publicitarios de los cortometrajes, la proyección de 7 cortometrajes finalistas, un break musical navideño y la premiación de los ganadores. Además, gracias al apoyo de organizaciones aliadas, se entregaron obsequios a los tres primeros lugares. El tercer lugar lo ocupó "Trata a los demás como quieres que te traten", el segundo lugar las chicas de "Martina" y el peldaño de honor fue otorgado a "Friends en el Javier".

 

lo imaginado

en cortos

Entre los comentarios, de algunos estudiantes creadores de los cortometrajes, acerca de la experiencia vivida, tenemos:

 

“La creación de los cortometrajes fue muy divertida y de arduo trabajo para la realización y edición”.

 

“Fue bueno ya que con la miss pudimos ir aprendiendo a editar los cortos que cada uno fue haciendo, pero también siempre se tienen nervios por ser la primera vez”.

 

“La experiencia fue muy buena y tecnológica, aunque al principio teníamos dudas”.

 

En un ambiente de alegría y entusiasmo, la promoción de 9no se mostró emocionada por dar a conocer sus talentos en materia audiovisual. La utilización de las Tecnologías de la Información y Comunicación, en ésta oportunidad, permitió trascender los espacios del laboratorio de computación y tocar las emociones de otros. Queda en sus corazones la experiencia maravillosa de llevar a la acción lo imaginado, de llamar a reflexión mediante sus propias producciones, que el esfuerzo vale la pena y que estamos llamados a ser más para servir mejor.

 

 

 

¡Seguimos adelante, con entusiasmo!

 

 

Promoción 59

Por: Carolina Aranda.

El día Lunes 6 de Enero celebramos la Solemnidad de la Epifanía del Señor. En ella se conmemora la manifestación de Jesús a todos los pueblos de la tierra. Es la fiesta de la luz que nos ilumina porque hemos recibido el don más precioso: Jesucristo mismo. De igual manera, nos congregamos para agradecer al Dios de Jesús por el don de la vida de nuestros queridos jóvenes de la promoción 59, que dentro de poco saldrán de su amado colegio y pasarán a ser una nueva generación de ex-alumnos que transformarán el mundo en un lugar con más amor, paz y justicia.

 

En esta emotiva celebración Eucarística, nuestros queridos jóvenes vivieron su última misa de veinte como alumnos de la institución, misa en la que mes a mes se congregaban para dar gracias a Dios por tanto bien recibido, como lo es el tener a la Madre Dolorosa junto a ellos en toda su vida estudiantil.

 

En octavo año, con mucho anhelo, alegría y amor se donaron completamente al cuidado y compañía de la Madre Dolorosa del Colegio, aquella madre que vela por el bienestar de sus hijos. Un día, en la capilla de la institución, estos niños escribieron su carta a la Madre Dolorosa donde le contaron sus sueños, miedos e ilusiones, y se consagraron al entregar esa ofrenda a Dios como símbolo de todo el bien recibido. Guardadas como un tesoro, estas cartas llegaron nuevamente a las manos de cada joven luego de seis años, como un regalo que Ella hace a su hijos.

 

Para todos los que somos parte de la familia ignaciana, el rol de nuestra Madre Dolorosa es fundamental, pues un 20 de abril, nos dio a todos una gran muestra de amor; de manera visible nos dijo que está junto a nosotros, alumbrándonos desde su altar.

 

Una de las intenciones en la misa fue que Dios bendiga a los estudiantes de nuestra Unidad Educativa Javier, para que su formación sea aplicada totalmente en la sociedad a la que se van a enfrentar, y que su modo de proceder los lleve a ser más.

 

Recordando mis inicios

Misa de despedida

en el Colegio

1/2

1/2

1/2
 

Por: Octavio Quintero.

Al ser mi primera vez viviendo esta experiencia, me temo que lo que este texto contendrá no será suficiente para reflejar todo lo que logré sentir y reflexionar en todo el tiempo de labor, tiempo que lo valió todo en cualquier situación.

 

Me ofrecí para ser parte de este gran proyecto y actividad de la RUEI-E (Red de Unidades Educativas Ignacianas Ecuador) con el objetivo de expandir mis formas de llegar a servir, sentir y reflexionar sobre nuestra vida diaria, y qué tan diferente sería si nada de nuestro pasado fuera como lo recordamos ahora. Mucho fue el tiempo que había oído de estas famosas misiones, pensando en un principio que era una especie de campamento “especial” y que era organizado por varios colegios a nivel nacional. En ese tiempo no tenía idea de que existía la Red de Colegios Jesuitas Ecuatorianas y varias fueron las veces en que veía a amigos míos -de promociones superiores- comentarnos de tan maravillosa y gratificante experiencia, descripción que daban ellos cuando tocaban el tema o simplemente lo recordaban; puedo asegurar que esos sentimientos que venían a sus cabezas no eran en vano.

 

Esta actividad se desarrolló en Semana Santa, siendo una semana completa fuera de nuestros hogares, partiendo para el gran viaje desde nuestro colegio el viernes 12 de abril del año 2019. La emoción me consumía, iba a ser una experiencia completamente nueva según todas las indicaciones y directrices que nos brindaron durante la preparación. Cargaba una emoción gigantesca al saber que iba a re-encontrarme con caras que posiblemente no vuelva a ver durante un gran tiempo, también, iba a conocer nuevas caras que llegaría a recordar con mucho afecto al pasar los días.

 

Ser más

para servir mejor

Misiones Xaverianas

2019

Amisionamos como pudimos y como debimos, todo salió mejor de lo que esperábamos sin importar lo que intentó parar nuestras visitas domiciliarias, charlas, liturgias y misas; trayendo mejores cosas. Luego hubo un “pequeño” -pero en realidad gran- cambio en el que tuve que dejar a mi comunidad con la intención de brindar soporte a otra. Sin embargo, esto nunca nos hizo bajar la mirada; logramos laborar bien con mis nuevas compañeras, sumado a todo lo realizado en mi localización original. Fue tan maravilloso el hecho de poder ir a las calles de estos lugares y llegar a casas en donde nos acogían con abrazos y miradas de fe pura. Lo mejor de todo eran las historias que uno se llevaba tras salir de esas puertas, que eran símbolos de respeto y sabiduría, hechos de palabras honestas.

 

No puedo mentir sobre lo triste que fue la última noche, ya que todo iba a acabar al día siguiente. Solo nos abrazábamos entre la comunidad en la que me encontraba en ese entonces, con la que ya me había encariñado; así mismo con mi comunidad original aunque estuviésemos relativamente distanciados. Se sintió, en toda esa semana de labor -especialmente en las últimas horas- una hermandad inquebrantable, como si se hubiese forjado durante años pero solo fueron -increíblemente- siete días. Siete días que, a mi parecer, fueron un buen y aprovechado mes de 1,000 historias de pura experiencia.

 

Llegamos a la U.E. San Felipe Neri en Riobamba y el clima -como era de esperarse- nos dio uno que otro golpe bajo, pues no son muchas las veces que vamos por esos lugares tan icónicos por sus temperaturas, “famosas” para los costeños. Muy aparte de que la temperatura nos recibiera de esta manera -tanto así que me hizo parecer una especie de guardia privado muy precavido con el frío-, los estudiantes del colegio nos acogieron con una cálida bienvenida; en su mayoría eran chicos y chicas que tuvimos el placer y la suerte de conocer en los Campamentos Nacionales anteriores. La felicidad nos rodeaba por todos lados tras darnos abrazos y besos con muchas personas que llegamos a querer y extrañar como familia, pero lo mejor de todo, fue el hecho de que sabíamos que con estas personas íbamos a realizar (todos juntos y a la vez dispersos) un acto de humildad y servicio; lo mejor que personas como nosotros podemos hacer por este país y por el mundo.

 

Toda la semana, desde que me asignaron con mi comunidad, iba conociendo mucho más y más a mis queridos compañeros misioneros, los días fueron casi interminables. El tiempo fue tan piadoso al dejarnos disfrutar de todo lo experimentado y obrado. En nuestro caso, hubo adversidades: vacíos, sustos, malentendidos y especialmente cambios, pero ninguna de esas piedras en nuestros zapatos nos paró. Aunque las situaciones no estaban -en nada- a favor de nosotros, siempre veíamos todo con uno que otro ojo de esperanza, después de todo: “No hay mal que por bien no venga”.

 

Esta vivencia ha sido lo más bello y gratificante que he podido traer (y recordar mientras escribo este testimonio) a mi vida. Logré sentir paz, cariño, unión y lo más importante, amor; no solo hacia mis queridos amigos de colegio y de la RUEI, sino amor a la labor hecha durante ese tiempo, donde nuestra prioridad y objetivo fue llevar la palabra y la fe en Dios a cada puerta y a cada esquina; enseñar a quienes nos esperaban con alegría.

Llevarse consigo un millar de enseñanzas que, poco a poco, despierta nuestra vocación como jesuitas y personas de bien.

 

El ser para servir y servir para más y por más; una pasión y costumbre que debe ser acogida, conservada y transmitida a las siguientes generaciones que muy pronto vivirán esta experiencia y que tendrán un grato recuerdo, así como grandes enseñanzas que compartir con las siguientes.

 

Semper Fidelis

 

Octavio Quintero

Promoción 59

 

1/3
 

Por: José Luis Arreaga.

El desafío de una competencia fuera de su zona de confort, movió a nuestros javerianos este año, demostrando su espíritu competitivo que no solo se conforma con poner a prueba sus habilidades matemáticas dentro del salón de clases, sino fuera de él.

Los integrantes del club de matemáticas, recibieron gustosos la invitación de APOL (Academia de Ciencias Exactas) en la que llaman a “descubrir y desafiar a jóvenes intelectualmente talentosos para ofrecerles la oportunidad de ampliar sus horizontes científicos”. Además de: “alentar al desarrollo de la creatividad como eje motivador en la resolución de problemas”. Poniendo a prueba las características del javeriano: competente, compasivo, consciente y comprometido frente a este desafío.

 

Participación en

Olimpiada

de Matemáticas

APOL 2019

Los días 1 y 2 de octubre, compitiendo entre más de 600 estudiantes (cifra récord) de colegios de esta y otras provincias, nos presentamos con un grupo de 12 integrantes: Giovanna Guaigua, Ana Paula Ponce, Milena Arce, Julio Sierra, José David Cevallos, Enrique Medina, Gina Sánchez, Juan Alemán y Francesco Olaya. Un grupo homogéneo de estudiantes que tiene grandes habilidades matemáticas y que se preparó arduamente por varias semanas, reforzando destrezas cada vez con mayor dificultad. Poniendo a prueba su capacidad para resolver problemas bajo el espíritu de la sana competencia y el compañerismo.

Ostentando grandes expectativas de logro en medallas, puesto que algunos ya habían participado en otra oportunidad, el grupo era una mezcla de la experiencia y novatos. Finalmente, clasificaron para la final del 16 de octubre: Julio Sierra, Gina Sánchez y Juan Alemán, quienes experimentaron pruebas por tres horas con estándares de Olimpiadas Internacionales y Mundiales de Matemáticas. Alcanzaron medallas de bronce: Julio Sierra y Juan Alemán.

Buenas anécdotas y alegrías trajeron nuestros chicos para compartir y mostrar que vamos por buen camino. Formando seres humanos para el mundo, capaces de enfrentar desafíos con la confianza y la fe de que cada paso servirá para construirse a sí mismos y para servir a la sociedad.

“Alcanza la excelencia y compártela”.

 

San Ignacio de Loyola

 

 

Nacho's

Por: Dpto. de Pastoral.

“No el mucho saber harta y satisface el alma, sino el sentir y gustar de las cosas internamente.” E.E.

 

La vida del fundador de la Compañía de Jesús, san Ignacio de Loyola, es vital para comprender cómo funciona la espiritualidad de nuestra institución. No se aprende o se conoce en fechas o acontecimientos, sino de cómo él fue descubriendo el paso de Dios en cada parte de su historia, aún en los momentos donde la presencia amorosa del Señor parecía oculta. Es por ello que, para comprender y meditar la vida de Ignacio a la luz de Dios, el Departamento de Pastoral vio necesario trabajar su vida durante tres semanas.

 

La primera semana se denominó Ignacio Peregrino, en la que durante las clases de Formación Cristiana y por correo electrónico se dio a conocer la vida de Iñigo de Loyola en sus momentos más significativos y qué representaron para él.

 

La segunda semana fue Ignacio Contemplativo, donde cada paralelo preparó un altar con detalles, imágenes o símbolos de la vida de Ignacio. Cada día, mediante una oración guiada, se reflexionaba sobre las etapas de su vida y cómo se podía reconocer que cada uno de nosotros vive situaciones similares a las que él experimentó.

 

Por último, la celebración del Triduo que se denominó Ignacio Misión. El primer día se realizó una casa abierta con las obras de la Compañía de Jesús para que la comunidad educativa pueda conocerlas y ver el carisma ignaciano hecho vida en diversos servicios. En el segundo día se hizo una Gymkhana con los estudiantes que resumía las etapas de la vida de Ignacio de una forma lúdica y divertida. El último día se celebró la Santa Eucaristía con la presencia de toda la comunidad educativa.

 

Dos estudiantes han querido plasmar la impresión de su experiencia en estas frases:

 

“Cuando rezamos esos días y vimos cada paso de la vida de San Ignacio, me sentí muy feliz, pudimos observar todas las cosas y cambios radicales, todo por amor a Dios y nos enseñó que cualquier persona puede seguir y amar a Dios”

Martín Cevallos

 

“Esta experiencia fue muy linda, me ayuda a recordar la vida tan difícil y triunfadora de San Ignacio, pude aprender mucho sobre lo que hizo y me sirve para mi día a día”

Ma. Alejandra Nevárez

 

Esencialmente, conocer la vida de nuestro santo fundador nos plantea una única cuestión, que es la misma que Ignacio se planteó durante su convalecencia por la herida en la pierna: si él pudo, ¿por qué yo no voy a poder?. Reconocer que Dios ha estado y estará siempre con nosotros, y que eso nos lleva indiscutiblemente a compartir la experiencia de fe con los demás, es el llamado que se hace desde la vida de Ignacio; su invitación y nuestra misión.

 

Week

1/2

1/2
 

Por: Orlando Rodríguez.

Acercándonos a las festividades de San Ignacio, el día miércoles 17 de julio nuestros estudiantes tuvieron la oportunidad de compartir una videoconferencia en el aula conectada de Educate Magis “Questions for St. Ignatius”, junto con los colegios Cristo Rey, Tacna, Perú, Gonzaga, Maracaibo, Venezuela y Antonio Vieira, Salvador, Brasil. En este “connected classroom” se formularon preguntas a San Ignacio imaginando que este viviera en nuestro tiempo, dándole la oportunidad a otro colegio de responder imaginando cómo respondería San Ignacio. ¿Cómo usarías las redes sociales? ¿Es posible tener una vida espiritual en el siglo XXI? Estas y otras preguntas fueron planteadas por nuestros chicos y chicas de Segundo de Bachillerato Internacional.

 

Entre risas y emoción, los estudiantes de Segundo IB pusieron en práctica su conocimiento del idioma inglés, los conceptos de Misión y Visión estudiados desde la asignatura de Gestión Empresarial y por supuesto hicieron gala de su formación Ignaciana.

 

Al final del evento, cada grupo compartió un deseo para la Red Global de Colegios Jesuitas; nuestros chicos agradecieron por la oportunidad de ser parte de la conferencia y desean que existan más sistemas de intercambio entre la red. Convirtiendo a clases separadas por cultura, distancia e idioma, en un solo espacio de aprendizaje académico y espiritual.

 

"Questions for St. Ignatius"

junto a Educate Magis

 

Taller Formativo

"Fabro III"

Por: Dpto. de Pastoral.

Este año, la Unidad Educativa Javier se abrió a la experiencia de un Taller Formativo en Pasto,  Colombia, donde jóvenes del Colegio San Gabriel de Quito, Colegio Mayor de San Bartolomé de Bogotá, Colegio San Francisco Javier de Pasto y del Colegio Javier, tuvieron la oportunidad de adquirir nuevas herramientas y explotar capacidades de liderazgo; y así, regresar con un proyecto para sus colegios.

 

Compartimos con ustedes algunos testimonios:

 

"El taller FABRO III fue una experiencia completa, donde no solamente intercambiamos culturas y tradiciones, sino que también aprendimos a ser buenos líderes, a conocernos internamente, a hacernos sensibles frente a las diferentes realidades para saber discernir, pero sobre todo, aprendimos lo que es ser una COMUNIDAD, lo que consiste el trabajo en equipo. FABRO me enseñó que “siempre hay algo bueno que hacer”.

 

Gina Sánchez

 

"San Pedro Fabro decía “Siempre hay algo bueno que hacer”, y todos los cursantes respondieron a esa frase dejándose sorprender por la experiencia, dando todo de sí mismos a diario. Los asesores juveniles y acompañantes estuvimos junto a los cursantes durante las actividades y también pudimos fortalecer nuestras capacidades de liderazgo, uno basado en el acompañar y caminar a su lado. A.M.D.G".

 

Daniel Rodríguez

 

"Al llegar a este taller, al principio pensaba que era nada más ni nada menos que la presentación de nuestra pastoral. Sin embargo, al pasar de los días, pude comprender que se trataba de sacar esos sentimientos que nos ayudaba a resaltar el liderazgo que llevamos dentro, ya que nos formamos para un futuro. Este taller deja muchas enseñanzas así como anécdotas y experiencias de otras personas para aplicarlas en la vida diaria, ya sea en el colegio o en el hogar. Nos centramos en "sentir y gustar" esas ideas sacadas en grupo así como proponer caminos para hacerlas realidad, los que fueron observados por nuestros asesores para poder ponerlas en práctica y así conversar con el resto de nuestros compañeros.

 

Eduardo Pesantes

 

Una vez más, se pone de manifiesto el servir a los demás de las comunidades jesuitas; el amor de Jesús en nuestros jóvenes y para nuestros jóvenes.

 

 

Los Grupos Ignacianos

Por: Dpto. de Pastoral.

¿Es verdad que Cristo nos sigue llamando a través de las personas y entornos que nos rodean?, parecería inverosímil que en pleno siglo tecnológico Dios no se actualice para hacernos partícipes de su proyecto. De hecho, Dios también “le hace  a la tecnología”, y es que, desde esos primeros llamados junto al mar de Galilea para ser pescadores de hombres, la invitación no ha cambiado. Sigue llena de entusiasmo y dinamismo. Cristo nos sigue invitando a que participemos de la construcción de su reino de amor. Lo hace a través de mensajes de texto, fondos de pantalla, campañas a través de las redes, y también mediante la llamada personal utilizando a sacerdotes, docentes, pastoralistas o compañeros de curso. Mientras existan personas necesitadas, su proyecto sigue tan vigente como cuando llamó personalmente a los primeros apóstoles.

 

Este llamado, del mismo Jesús, sigue tocando los corazones de los jóvenes generosos que dinamizan su actuar entre los estudios de su colegiatura o universidad y el servicio a los que menos tienen. Dentro del Javier, la llama del servicio nació hace varias décadas bajo el nombre de: Grupos Apostólicos. Esta experiencia fue desarrollándose a lo largo de fructíferos años de labor comunitaria en el cerro Mapasingue y los asilos Plaza Dañin y Sagrado Corazón de Jesús. Donde el interactuar con los más necesitados se traducía en sonrisas de los niños atendidos y ancianitos consolados. Más que un presente material que puedan ofrecer, ellos daban su tiempo, que es un regalo valiosísimo ante los ojos de Dios.

Lo que fue iniciado por religiosos argentinos como el padre Ángel Rossi (que visitó hace poco el Colegio Javier) ahora es liderado por comprometidos pastoralistas y ex-alumnos que trabajan con el nombre de: Grupos Ignacianos. Bajo la consigna “en todo amar y servir”.

Muchas promociones de ex-alumnos fueron testigos de estas obras que involucraron, no solo al estudiante, sino a sus familiares. Con el pasar del tiempo, hermanas de los javerianos prestaban su contingente y estudiantes de otros colegios aportaban acciones concretas de servicio: acompañamiento, juegos, obras de teatro, ágapes, nivelación escolar a comunidades necesitadas y todo aquello que se les ocurría entregar.

 

como experiencia de vida

Es hermoso ver que han pasado muchísimos años y el espíritu apostólico se mantiene indeleble mediante la constancia. La que permite responder al llamado de Dios, que se hace presente a lo largo de la vida del hombre. Un llamado a la generosidad compartida, mediante acciones a favor de los necesitados. Sean estos jóvenes y niños de Monte Sinaí o ancianitos olvidados por sus familiares en los hospicios.

Hoy más que nunca, Cristo sigue llamando al javeriano para que participe de esta experiencia enriquecedora donde se afianza la voluntad de Dios, una voluntad que va más allá del tiempo y que sin duda marcará la actitud solidaria del javeriano. No es de extrañarse que de estos mismos grupos con vocación de servicio hayan nacido vocaciones sacerdotales como los Padres Barredo, Icaza, Calderón, Alaña, por nombrar unos cuantos.

Otros javerianos también han manifestado su vocación de servicio como profesionales en diversos campos. Demostrando que, haber pertenecido en algún momento a los Grupos Ignacianos, cambió su vida, su modo de pensar y hasta los planes personales que tenían a futuro. Amoldándose así al plan de Dios, donde siempre se mira con amor a los demás.

Hoy, todavía podemos decidir ser miembro de estos grupos y mirar con los ojos apostólicos de San Ignacio de Loyola. Quien descubrió que el hombre y la mujer preparados intelectualmente, deciden con libertad y pueden cambiar el mundo con la acción constante de “en todo amar y servir”.

 

1/3
 

Por: Christopher Reinoso y Joseph Gelibert.

Quien quiera ser grande, que sirva a los demás, no que se sirva de los demás.

-Papa Francisco-

 

El CEL Javier es parte de los grupos juveniles ignacianos, una propuesta única que permite a todos los miembros de la comunidad: estudiantes, padres de familia, pastoralistas, docentes y personal de apoyo, integrarse con la naturaleza y vivir experiencias de convivencia desde otro punto de vista.

 

Es emocionante ver como antes de cada salida a campamento, encontramos colaboración de todos los miembros antes mencionados; los padres de familia, organizando los cartones junto a sus hijos, los materiales y alimentos que llevará; el personal de apoyo de la institución, llevando materiales a los buses que esperan transportar a los miembros del CEL a su destino; y no podemos olvidar a los jefes de campamentos, quienes revisan que nadie se quede y que todos los materiales necesarios se encuentren en el transporte.

 

La vocación de ser

Celista

El testimonio de Priscila Salas, Jefa de campamento, nos permite conocer cómo es un joven que acompaña a otros jóvenes:

 

“En mis distintas experiencias como acampada, guía, materiales y ahora jefa de estos mismos, he podido conocer y relacionarme con distintos chicos a los que he sabido enseñarles, desde técnicas para encender más rápido el carbón, hasta moralejas importantes para su desarrollo espiritual. Incluso, en varias ocasiones he salido de conversaciones recibiendo reflexiones inesperadas de mis compañeros. La comunidad juvenil crece dentro de sí misma cada día desde el acompañamiento constante y su servicio recíproco. No espera más que una sonrisa como recompensa.”

 

Los campamentos permiten espacios para aprender diferentes habilidades, tales como: cocinar, trabajar en equipo, organizarse en comunidad e incluso una mejor interiorización espiritual. Además, el acompañamiento de los profesores se vuelve de gran importancia, gracias a la empatía que logran sentir uno por el otro en sus respectivas actividades dentro del campamento.

 

“El campamento de octavo fue para mí una de mis mejores experiencias en la vida, este me enseñó a colaborar y afianzar lazos de amistad con mis compañeros, a entregarme a un propósito: pues me preparó para la consagración a la Virgen Dolorosa, y prometerle a ella que seré más para servir mejor.”

 

Julio Urbano 8vo C

 

“Vivir la experiencia de un campamento con mis estudiantes de noveno fue un aprendizaje que enriqueció el sentido de pertenencia y compromiso con mi profesión. Compartir con ellos y observar de manera más pausada la forma en que manifestaron sus gustos, intereses y opiniones, fortaleció la necesidad de acompañarlos por un camino que recién empiezan a recorrer. Se debe fortalecer en ellos la colaboración, responsabilidad y el valor de lo tienen como resultado del trabajo diario de sus padres. El trabajo es duro pero sobresale el amor y el ánimo de formarlos integralmente, para que sean capaces de apostar por un mundo mejor.”

Jamnina Lopez, docente de Lengua y Literatura.

 

Entre las palabras como evidencia, y el accionar realizado, no cabe duda que la experiencia de los campamento se debe repetir una y otra vez.