Reflexión

Es una herramienta para buscar la verdad de las cosas por encima de todo interés social, político, religioso, económico, etc. 

 

Ignacio exige la reflexión sobre la experiencia humana como medio indispensable para discernir su validez, porque sin una reflexión prudente es muy posible la mera ilusión engañosa, y sin una consideración atenta, el significado de la experiencia individual puede ser devaluado y trivializado.

 

Desde mi profesión, ¿cómo sirvo a los demás?

Por: Dpto. de Pastoral.

 

Debido a esto y, reconociendo la gran labor que tienen todos los padres y madres de familia dentro de la formación de su hijos e hijas, se planteó el conversatorio entre PPFF y estudiantes de toda secundaria, que se centró en: “desde mi profesión, ¿cómo sirvo a los demás?.”

 

Los panelistas fueron padres de familia de los diversos niveles, cada uno pudo expresar desde su punto de vista qué es aquello que hace que su vida sea distinta.

Discurso de Despedida

Promoción 59

Por: Daniela Sánchez.

 

El día de hoy hablo en nombre de mi querida promoción 59, pues estamos a muy pocos días de culminar otra etapa emocionante de nuestras vidas. Antes que todo, quiero dar un agradecimiento eterno a Dios, quien nos ha puesto en el lugar donde nos encontramos ahora y nos ha dado la dicha de hallar a un amigo en las personas que tenemos a nuestro lado.

 

También, recordar a cada uno de nuestros profesores cuán esencial fueron en nuestra formación académica, pero sobre todo humana y que, gracias a sus consejos, regaños, preocupación y afecto, hoy podemos contentarnos de las personas en las que nos hemos convertido.

La experiencia de los Ejercicios Espirituales como culmen del proceso pedagógico

Por: P. Felipe Guzmán S.J.

 

Los Ejercicios Espirituales son todo lo mejor que yo en esta vida puedo pensar, sentir y entender; tanto para provecho de los otros como de sí mismo[1]. Así, Ignacio define esta experiencia que año tras año viven nuestros javerianos. Es la experiencia que nos ayuda a ir reconociendo hasta qué punto lo que hacemos en las aulas, en las actividades sociales, pastorales, deportivas y culturales; evidencia la formación integral de los estudiantes. Los Ejercicios Espirituales marcan la vida de los javerianos.

Fiesta de la Lectura

Por: Jamnina López.

 

“Un libro es un regalo que puedes abrir dos veces”, fue la frase creada por estudiantes de Décimo año de Básica Superior como evidencia de revivir y narrar sus experiencias en el Plan Lector.

 

Temas como: “La alegría de compartir”, “¿Para qué quiero ser libre?” “¿Es posible encontrar sentido a la vida?”, “Disfruta la vida”, “No vivir de las apariencias”, fueron desarrollados con entusiasmo y expectativa por sus actividades finales de producción.

Juramento a la Bandera: Un compromiso por

un mejor país

Por: Dpto. de Comunicación.

 

El Jueves 26 de Septiembre celebramos el día de la Bandera del Ecuador junto a nuestros Javerianos y Javerianas de 3ro de Bachillerato, quienes cumplieron su deber cívico de jurar veneración, compromiso y amor a uno de los símbolos patrios.

 

Padres de familia y amigos nos acompañaron en uno de los momentos más importantes para nuestros estudiantes.

La esperanza, la paz y la gracia de Dios ha llegado a nosotros: Misa de Navidad 2019

Por: Dpto. de Pastoral.

 

Al son de villancicos, toda la comunidad cantó con alegría porque nos ha nacido el Salvador. Llenos de luces y mucho amor disponían su corazón para que ese niño acampe entre nosotros.

 

No dejemos que la Navidad termine pronto, más bien hagamos en nuestro corazón un pequeño pesebre para que ese niño acampe en él, y así cada vez que actuemos, sea el amor quien nos llame a ser más, que nos mueva hacia aquel que nos necesita, al marginado, olvidado, preso, descartado; es en ellos en donde día a día también encontraremos a Jesús.

Celebración Eucarística en el día de San Ignacio de Loyola

Por: Dpto. de Pastoral.

 

Toda la Unidad Educativa se congregó en el coliseo de Secundaria a las diez de la mañana, para celebrar en comunidad, un año más de la fiesta de nuestro querido fundador. La Eucaristía fue presidida por el P. José Rodríguez S.J., en su homilía resaltó algunos datos significativos de la vida de Ignacio, pero sobre todo nos habló de ese legado que ha dejado en la tierra, y que debemos cultivar todos quienes somos parte de la familia Ignaciana.

Aprendiendo el don de "Amar y Servir"

P. Ángel Rossi, SJ.

Por: Dpto. de Comunicación.

 

El Padre Rossi SJ, nos visita después de 38 años, fue recibido por colaboradores Ignacianos, representantes de diversas obras de la compañía de Jesús en Guayaquil y una gran comitiva de ex-alumnos.

 

Expuso con absoluta calidez temas como el amor, el conocimiento y el respeto: “Más que un sentimiento, es una disposición interior, que nace en la libertad y se expresa en el compromiso de estar con el otro.”

Retratando el espíritu Guayaco

Por: Israel Paredes.

 

El área de Ciencias Sociales, como parte de las actividades organizadas en el Plan Operativo Anual, realizó el III concurso de dibujo en base a la técnica del carboncillo, titulado: “Retratando el espíritu guayaco”, dirigido a los estudiantes de Bachillerato, en el que se debía plasmar un lugar, patrimonio o evento social-cultural de la historia de nuestra ciudad de Guayaquil.

Reviviendo tradiciones con juegos de antaño.

Por: Dpto. de Comunicación.

 

El Miércoles 24 de Julio realizamos varios eventos conmemorativos a las fiestas de Guayaquil y nuestros chicos y chicas de Bachillerato, junto con el área de Educación Física, organizaron una actividad muy divertida: Los juegos tradicionales.

 

Al empezar la jornada, nos dieron la bienvenida con un baile típico y la canción “Guayaquileño: Madera de Guerrero”, vistiendo trajes con estilos y colores que representan a nuestra querida ciudad. Juegos como el Paredón, el Túnel del hula hula, la Rayuela, los Ensacados, entre otros.

San Francisco Javier, el gigante de las misiones

Por: Dpto. de Pastoral.

 

La Santa Eucaristía fue precedida por el Rector de la institución, el P. José Rodríguez SJ, quien en su homilía rescató muchas virtudes, además de algunos datos referentes a la vida del patrono de las misiones; entre ellas, mencionó que Javier tuvo como compañero de pensión al Beato jesuita Pedro Fabro y conoció al entonces estudiante San Ignacio de Loyola, quien le solía repetir la frase de Cristo: “¿De qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero, si se pierde a sí mismo?”. Es así como poco a poco esas palabras fueron resonando en su corazón.

Una segunda oportunidad

Por: Jean Medina.

 

¿Cómo motivar a los estudiantes para que reflexionen no solo a mejorar su nota, sino que durante el desarrollo de la experiencia se activen, direccionen y persistan en descubrir el sentido de la vida? Este fue uno de los cuestionamientos que me llevó a proponer actividades de recuperación, para experimentar otros sentidos de logro. Por ello, las actividades propuestas se enmarcaron en una experiencia contextualizada del mundo real; acto que los llevaba desde la observación, indagación, experimentación y comparación hasta dar paso a la reflexión y permitir la personalización de su aprendizaje.

Javerianos, viajando por el mundo a través de la lectura

Por: Susana Núñez.

 

André Maurois, nos exterioriza que el arte de leer es, en gran parte, el arte de volver a encontrar la vida en los libros, y de comprenderlas mejor gracias a ellos.

 

La Unidad Educativa Javier, el día jueves 8 de Agosto, celebró la “Fiesta de la lectura” a través de actividades integradoras, siendo los estudiantes los protagonistas de las diversas presentaciones. Compartiendo cuentos de terror, acrósticos, dramatizaciones; creación de canciones, fichas de trabajo, sorbo de la lectura, rutinas de pensamiento, trivias, entre otras.

Por: Dpto. de Pastoral.

¡Ay de mí si no predico el Evangelio!, frase que constantemente Javier escribía en sus cartas dirigidas a su gran amigo de fórmula San Ignacio de Loyola. Muchas veces, las personas consideran que el Evangelio se queda en los Sacramentos, pero no es así, y alguien que lo demostró fue aquel que se dedicó a Evangelizar en todas las naciones.

 

La vida de San Francisco Javier se centró sobre todo en las misiones, es decir, el llevar ese mensaje de Dios a los demás sin importar la raza y el estatus social, pues para él eso no era un impedimento. Aquel legado nos motivó  a re-pensar un proyecto para que no se quede en meras clases, videos o escritos, sino más bien que se vea exteriorizado por todos desde ejemplos concretos en la realidad. Debido a esto y, reconociendo la gran labor que tienen todos los padres y madres de familia dentro de la formación de su hijos e hijas, se planteó el conversatorio entre PPFF y estudiantes de toda secundaria, que se centró en: “desde mi profesión, ¿cómo sirvo a los demás?.”

 

sirvo

Desde mi

profesión

¿Cómo

a los demás ?

Los panelistas fueron padres de familia de los diversos niveles, cada uno pudo expresar desde su punto de vista qué es aquello que hace que su vida sea distinta. ¿Qué los conecta con otra realidad? ya que, de alguna u otra forma sirven a su prójimo desde lo que hacen. En ese momento, se invirtieron los papeles, los PPFF asistían a la Institución no para ver alguna presentación de sus hijos, sino para brindar sus saberes y experiencias a los jóvenes.

 

Entre risas y un poco de nervios, se desarrolló el conversatorio y luego de cada exposición los estudiantes se conectaron con todas esas experiencias que, con gran entusiasmo, nostalgia y agradecimiento, mencionaron los panelistas. Se podía observar caras de alegría y mucho orgullo de aquellos estudiantes que escuchaban a sus padres hablar; una mirada de ternura y amor se reflejaba en ellos al percibir lo que comentaban a sus compañeros, debido a que en algo tan sencillo ellos expresaban cómo servían a los demás.

 

Esta actividad dejó muchos aprendizajes a padres de familia y estudiantes, todos pudieron resaltar ese rol tan importante que tienen dentro de su familia; siendo ellos los primeros catequistas y formadores de sus hijos. Ese testimonio y ejemplo viene desde el hogar.

La escuela, hoy en día no es solo las clases o tareas, no es solo el docente y el alumno; es importante reconocer la labor de los padres de familia en la formación de nuestros niños y jóvenes. Estos pequeños espacios que se generan, permiten ir creando ese vínculo entre la institución y los PPFF; lo demostró con la alegría y el agradecimiento de todos al  permitirles ser parte de la formación de sus hijos, de poder llegar a otros desde sus experiencias y desde su sentir.

 

Una de nuestras mamitas exteriorizó su experiencia:

 

“Me invitaron a ser panelista en el conversatorio sobre “Desde mi profesión ¿Cómo sirvo a los demás?”, ahí estaba contándoles a los chicos un poquito de mi vida universitaria y profesional, dedicando un poquito de mi tiempo a hacer lo que más me gusta, compartir con mi hijo, y esta vez, con sus compañeros.  Fue una linda experiencia en la que los roles cambiaron, esta vez mi hijo estaba ahí para escucharme y fue muy hermoso compartir lo que hice y lo que hago en el ámbito profesional. Quedando como enseñanza que, desde donde nos toque servir, hay que hacer las cosas bien para hacer el bien, de ahí la importancia de la formación. Gracias por esta vivencia que nos ayuda a crecer y compartir entre padres e hijos.”

 

Cati Cárdenas, mamá de Ernesto Chiriboga III BGU “A”

 

Discurso de

Despedida

Promoción 59

¿Qué hacer cuando el colegio haya acabado? Por desgracia no hay un manual para la vida, así que no tengamos miedo de no saber responder eso, pero sí tengamos en cuenta que al salir tendremos la oportunidad de reescribir nuestra historia y poner en práctica ese modo de proceder característico de los Jesuitas, que nos fue ayudando a descubrir qué clase de persona queremos ser dentro de unos años. Amigos, hagan lo que los hace felices, y espero de todo corazón que de ello sepan encontrar la manera de hacer a otros aún más que ustedes. Pronto nos separaremos, unos más lejos que otros, pero a todos nos tocará vivir nuevas experiencias por nuestra propia cuenta. Es irónico pensar que muchos de nosotros queríamos que esta etapa acabe rápido y hoy deseamos volver a octavo cuando nuestra única preocupación era hacer la tarea. Pero los cambios son inevitables, pasamos de ser unos niños a ser personas con grandes aspiraciones y deseos de transformar a la sociedad y el mundo.

Me enorgullece que sean mis amigos, espero que el recuerdo perdure, que la amistad nunca se pierda y que nos volvamos hombres y mujeres para los demás. Estoy segura de que Polito nos mira muy feliz desde el cielo al ver cuán lejos hemos llegado, él al igual que nosotros, también forma parte de esta familia. Gracias por hacer de este, nuestro segundo hogar, todos nos llevaremos algo del lugar en el que nos vimos crecer unidos como la 59. Puede cambiar el hecho de que nos veamos cada día, pero lo que compartimos y vivimos juntos como promoción no nos lo quita nadie. 

No es un adiós, es un hasta siempre, porque como dice la frase que ya todos conocemos: “Al Javier se entra, pero nunca se sale”, ya que el amor nos llama a ser más.

 

Por: Daniela Sanchez.

Muy buenos días autoridades, personal docente, colaboradores del plantel, padres de familia y compañeros.

El día de hoy hablo en nombre de mi querida promoción 59, pues estamos a muy pocos días de culminar otra etapa emocionante de nuestras vidas. Antes que todo, quiero dar un agradecimiento eterno a Dios, quien nos ha puesto en el lugar donde nos encontramos ahora y nos ha dado la dicha de hallar a un amigo en las personas que tenemos a nuestro lado. También, recordar a cada uno de nuestros profesores cuán esencial fueron en nuestra formación académica, pero sobre todo humana y que, gracias a sus consejos, regaños, preocupación y afecto, hoy podemos contentarnos de las personas en las que nos hemos convertido. Ellos son quienes han sacado a relucir lo mejor de nosotros,  siendo exigentes y amorosos a su manera, se han ganado nuestra confianza y aprecio. No podemos dejar a un lado a ese grupo de personas que nos han colaborado durante toda nuestra permanencia en la institución manteniendo los espacios limpios y apropiados para el proceso educativo, me refiero al personal de mantenimiento, que con su alegría y entrega hicieron su mejor esfuerzo. Y por supuesto, hay que agradecer a nuestros padres por haber pensado en la mejor opción para nuestra educación, por guiarnos hacia Dios, por tenernos una paciencia enorme, por ser sabios mentores en tiempos difíciles, por hacer también el papel de amigo y recordarnos lo fuertes y capaces que somos. Debemos hacerlos sentir orgullosos porque, sin el amor incondicional que nos tienen no estuviéramos aquí.

Dejar el colegio no es sinónimo de olvido, en nosotros siempre quedará una infinidad de recuerdos, como la emoción de jugar en las olimpiadas como un equipo, los nervios del primer día de clases en octavo y el júbilo de nuestro último primer día en sexto; el compañerismo que incentivaba el concurso de navidad, la alegría de participar de esas convivencias en primaria y de los campamentos y retiros en Machachi de los que tanto hablaban las promociones mayores; la desesperación de que ya llegue el recreo para ir al bar o a la cancha, el cansancio que traían esas semanas de exámenes que, por cierto se viene la última; las visitas de acción social y los grupos ignacianos que nos permitieron conocer al Dios de Jesús; los días del javeriano, misas de 20, bailes de olimpiadas, época de campañas, ferias patronales e incluso el festival de comida típica en julio. Por estos y más momentos, ha sido un privilegio para cada uno de nosotros haber formado parte de esta gran familia.

 

 

como culmen del

proceso pedagógico

Por: P. Felipe Guzmán S.J.

Los Ejercicios Espirituales son todo lo mejor que yo en esta vida puedo pensar, sentir y entender; tanto para provecho de los otros como de sí mismo[1]. Así, Ignacio define esta experiencia que año tras año viven nuestros javerianos. Es la experiencia que nos ayuda a ir reconociendo hasta qué punto lo que hacemos en las aulas, en las actividades sociales, pastorales, deportivas y culturales; evidencia la formación integral de los estudiantes. Los Ejercicios Espirituales marcan la vida de los javerianos.

 

Desde la fundación del colegio, la experiencia en Machachi[2] es una tradición que ha marcado varias promociones, incluyéndome. Para nosotros, los ex-alumnos del Javier y para las nuevas generaciones, Machachi significa un sello que se pone en el corazón de los javerianos en 3ro BGU para poder salir al mundo y, luego de graduarnos, ser más para servir mejor. Cada grupo que va Machachi es único e irrepetible. Primero, por las personas que lo conforman: ejercitantes, acompañantes, director. Segundo, por el lugar -haga mucho frío o solo frío-, la distribución de la casa, la disposición de las cosas, los jardines, las personas que nos acogen, la capilla, el salón, los pasillos, los cuartos... todo ayuda y apunta a una sola cosa: encontrarnos con el Señor.

 

Este año logramos que vayan en una misma tanda niños y niñas. Desde que el Javier es mixto, es la primera vez que esto sucede. Fue una experiencia importante, porque son compañeros desde muy niños y el vivir esta experiencia como promoción ayuda a cohesionarlos como grupo. Además, otros colegios jesuitas de la RUEI-E (Red de Unidades Educativas Ignacianas del Ecuador) han hecho Ejercicios Espirituales mixtos con bastante éxito.

 

A lo largo de estos procesos educativos de cambios metodológicos y de capacitaciones en las que nos hemos visto involucrados, los colegios ignacianos reconocemos que la experiencia de los Ejercicios Espirituales es vital para nuestra labor educativa, y que ésta no la podemos desconectar de lo que hacemos en las aulas, la pastoral, las actividades deportivas y demás. Por eso, a partir del año 2019, la FLACSI (Federación Latinoamericana de Colegios Jesuitas), durante la reunión en Puebla, México, insistió en que vayamos aunando esfuerzos entre académico y pastoral para poder fortalecer una propuesta integral que ayude a los chicos y chicas de nuestras instituciones educativas a ser coherentes entre lo que piensan, sienten, dicen y hacen; compasivos, especialmente con los más necesitados y también con el mundo; conscientes de sí mismos, de la realidad en que viven y del mundo que les toca enfrentar; y comprometidos con su realidad, su sociedad, su mundo y su experiencia de Dios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A partir de este contexto, creemos que el proceso pedagógico que queremos vivir es necesario para lograr una mejor experiencia en los Ejercicios Espirituales y que debe ser vivida desde el aula, las canchas y todo tipo de actividades que el colegio realiza. Hay rasgos que definen nuestro modelo de persona[3], basado en las 4 competencias que nos invitan a plantear, desde nuestros centros educativos; una nueva forma de educar y de ayudar a nuestros estudiantes a vivir su humanidad.

 

Queremos estudiantes conscientes, que se conviertan en personas realistas y espirituales: implica un conocimiento de sí mismo, la sociedad y el mundo como es. Busca ver al mundo con los ojos de Dios, descubriendo la creación, y a las personas que lo habitan, con sus virtudes y sus dolores. Es capaz de comprometerse para generar un cambio y trascender. Asimismo, queremos fortalecer la competencia de las personas que son capaces de interactuar con la realidad: teniendo unos recursos académicos sólidos para responder a los problemas cotidianos y transformar la realidad, sin dejar de lado las capacidades cognitivas, socio-afectivas y espirituales para que lleguen a realizarse. Del mismo modo, esa formación en ser competente debe promoverse desde la creatividad: en las preguntas que se hace, en cómo se acerca a la realidad, siendo capaz de moldearse a las diferentes circunstancias para servir a los demás.

 

Queremos también formar personas que se compadezcan de las diversas realidades en las que se desempeñen, siendo justos y solidarios: abriendo su corazón al sufrimiento de los demás; siendo amigo y cercano a los pobres, para reflexionar sobre esa situación y reconocer el valor de las personas. Ser compasivo también implica que nuestros estudiantes puedan ser capaces de relacionarse sanamente con los demás, se auto-valoren y confíen en sí mismos y en su capacidad de amar, reconociendo ese amor de Dios para ellos y los demás, esperanzados en la experiencia del misterio pascual.

 

Por último, necesitamos que nuestros estudiantes se comprometan con su realidad y se involucren en ella trabajando cooperativamente, teniendo en cuenta que el mundo se construye con otros y que hay una necesidad imperiosa de trabajar por el medio ambiente, que implica también una justicia social con la tierra. Ese compromiso o cualquier otro que tengan en cuenta, debe permitirles estar abiertos al mundo que está en constante cambio y movimiento, eso implica ser capaz de discernir, en toda circunstancia, las necesidades más urgentes de nuestro tiempo -desde la caridad y la compasión- para contribuir a cambiar las estructuras injustas del mundo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La pregunta fundamental es cómo formar este tipo de personas. ¿Cómo llegar a sus vidas cuando nosotros, como educadores, no somos los único que influimos en ellos? ¿Cómo ayudarles a reconocer este Dios humano-divino que nos enseña a preocuparnos por los demás por sobre todo? Y, de manera especial, ¿en qué medida podemos hacerlo?

 

La respuesta más clara es el aula. Necesitamos profesores que hayan vivido la experiencia de los Ejercicios, conozcan la vida de Ignacio y se impliquen realmente por ser testimonios de Jesús. Esos docentes son los que contagiarán a todos los niños a que aprendan a rezar y a orar para descubrir en sus sentimientos y pensamientos la experiencia de Dios que Ignacio nos enseña en su autobiografía. Con su ejemplo diario, su cariño, su cercanía, su capacidad para acompañarlos a reconocer sus aciertos y sus errores, porque ellos mismos los reconocen plenamente. Es en el aula, cuando los profesores hacen las preguntas correctas que nos invitan a pensar más allá de las estructuras de poder, o del poder que tiene la palabra para herir y sanar, o de la capacidad de compartir que siempre estamos llamados a vivir como hijos de Dios. En el aula, cuando somos capaces de ver que la vida de las personas es más importante que un pensum académico que tengo que cumplir y que las materias deben conectarse entre sí para que se puedan aplicar a la vida y den sentido y propósito a nuestros estudiantes.

 

Otra respuesta importante también viene de las canchas, de los espacios compartidos, de las experiencias pastorales, de los apostolados y sitios de trabajo social en los que estamos. Aquí también se pone en juego el respeto por los demás, el cuidado de los otros, la capacidad que tengo de velar por el bien común y no sólo por cuidar lo que es supuestamente mío. También, estos espacios, nos ayudan a ver otros aspectos de los estudiantes como su parte artística, sus talentos, sus necesidades, sus sueños, sus deseos. Por último, la respuesta más olvidada muchas veces es la familia. Es el ámbito que más nos falta, como colegio, para ayudar a formar en nuestra espiritualidad ignaciana. Les debemos a las familias el apoyo, la formación y el esfuerzo para que vivan esta experiencia que nos nutre, nos forma y nos impulsa a ser mejores seres humanos, identificándonos con Jesús.

 

Finalmente, los Ejercicios Espirituales podrán ser asumidos y vividos por nuestros alumnos plenamente, en la medida que les podamos ayudar a reconocer quiénes son y qué quieren de sus vidas, que los ayudemos a cuestionarse siempre para buscar la verdad, que les enseñemos a respetarnos a nosotros mismos, a los demás y al mundo en el que viven porque Dios, nuestro Padre, sufre y ama en todos; esto no se podrá hacer si nosotros primero no lo vivimos plenamente y lo compartimos con ellos. En el fondo, la experiencia del Señor se vive en comunidad. Una comunidad que se cuida y se quiere formará -en consecuencia- personas que se quieran a sí mismas, que amen a los demás y se dejen amar por ellos y que cuiden el mundo para lograr una familia humana fraterna, justa y solidaria.

 

La experiencia de los 

Ejercicios Espirituales

 

Fiesta de la

Por: Jamnina López.

“Un libro es un regalo que puedes abrir dos veces”, fue la frase creada por estudiantes de Décimo año de Básica Superior como evidencia de revivir y narrar sus experiencias en el Plan Lector.

 

Temas como: “La alegría de compartir”, “¿Para qué quiero ser libre?” “¿Es posible encontrar sentido a la vida?”, “Disfruta la vida”, “No vivir de las apariencias”, fueron desarrollados con entusiasmo y expectativa por sus actividades finales de producción. Cada contenido se trabajó intensamente y poco a poco los chicos fueron generando espacios de conversatorios en donde expusieron puntos de vista que defendieron en base a su realidad.

 

Rutinas de pensamiento dieron origen a planes de vida y mapas mentales. El nivel de décimo, en sentido profundo en cuanto a su análisis de existencia, se encontraron a sí mismos por medio de videos, lecturas y preguntas, que fueron las estrategias textuales para identificar prioridades y proponerse metas. Realizaron de manera colaborativa un camino de acciones para evitar la destrucción del ser humano, determinaron factores negativos que atentan actualmente contra la dignidad humana y aportaron con consejos para alcanzar una vida plena. Todo fue expuesto a través de infografías que utilizaban códigos QR.

 

Ese día, el estudiante Piero Postigo de Décimo B, tuvo la oportunidad de mostrar a la Ortografía como un área en la que se puede trabajar en condiciones lúdicas, agradables y efectivas, y así propiciar una escritura libre de errores ortográficos.

 

Se vivió una verdadera fiesta, los estudiantes pudieron mostrar sus habilidades expresivas, comunicativas y creativas en un marco de desarrollo integral, dentro de una educación de excelencia.

 

Lect

ura

 

Juramento a la Bandera:

Por: Dpto. de Comunicación. 

El Jueves 26 de Septiembre celebramos el día de la Bandera del Ecuador junto a nuestros Javerianos y Javerianas de 3ro de Bachillerato, quienes cumplieron su deber cívico de jurar veneración, compromiso y amor a uno de los símbolos patrios.

 

Padres de familia y amigos nos acompañaron en uno de los momentos más importantes para nuestros estudiantes. Durante la ceremonia, recibieron emotivas palabras de parte de profesores y el abanderado; orientándolos a ser personas sensibles ante las necesidades del prójimo, con la misión de transformar la realidad actual y rescatar los valores.

 

Felicitamos a nuestros futuros bachilleres de la República, por su dedicación y esfuerzo, comprometiéndose a ser líderes y agentes de cambio, que buscan formar un Ecuador más justo, honesto y equitativo.

 

Un compromiso

por un mejor país

1/3
 

La esperanza, la paz

y la gracia de Dios

Por: Dpto. de Pastoral. 

Y el Verbo se hizo carne y acampó en nosotros

 

El 24 de diciembre, en la Unidad Educativa Javier, se celebró la tradicional misa de gallo. Más de mil feligreses de la familia Javeriana se congregaron para celebrar con entusiasmo y alegría la Encarnación de nuestro Señor Jesús.

 

La celebración Eucarística tuvo lugar en el coliseo de la institución, poco a poco la comunidad iba llegando con sus imágenes del Niño Dios y en familia para participar de la misa. Iniciamos con una procesión que estuvo conformada de un nacimiento viviente, los monaguillos, el P. José Rodríguez, Rector de la institución y el P. Felipe Guzmán, Acompañante Espiritual del colegio.

Al son de villancicos, toda la comunidad cantó con alegría porque nos ha nacido el Salvador. Llenos de luces y mucho amor disponían su corazón para que ese niño acampe entre nosotros.

 

ha llegado a nosotros

Misa de Navidad 2019

No dejemos que la Navidad termine pronto, más bien hagamos en nuestro corazón un pequeño pesebre para que ese niño acampe en él, y así cada vez que actuemos, sea el amor quien nos llame a ser más, que nos mueva hacia aquel que nos necesita, al marginado, olvidado, preso, descartado; es en ellos en donde día a día también encontraremos a Jesús, como lo mencionó el Papa Francisco: “El Niño que yace en el pesebre tiene el rostro de nuestros hermanos y hermanas más necesitados”.

 

Que todo esto nos ayude a reconocer de una manera profunda la vivencia personal en la Navidad, que podamos abrir los ojos para entender lo que significa ser pobre, despreciado, condenado a muerte, etc. La Navidad es el primer paso en el camino que Dios recorre, al hacerse no solamente hombre, sino hombre en suma pobreza. Que nuestro modo de proceder sea siempre como el de aquel niño que nació en un establo junto a sus padres. Porque el Verbo se hizo carne y siempre acampa en un corazón dispuesto a aceptarlo sin condición alguna.

 

 

Celebración Eucarística

en el día de

Por: Dpto. de Pastoral. 

 

El 31 de julio celebramos la fiesta de San Ignacio de Loyola, es una fecha simbólica e importante para todos aquellos que estamos vinculados, de una manera u otra, con las obras jesuitas y el Espíritu Ignaciano.

 

Toda la Unidad Educativa se congregó en el coliseo de Secundaria a las diez de la mañana, para celebrar en comunidad, un año más de la fiesta de nuestro querido fundador. La Eucaristía fue presidida por el P. José Rodríguez S.J., en su homilía resaltó algunos datos significativos de la vida de Ignacio, pero sobre todo nos habló de ese legado que ha dejado en la tierra, y que debemos cultivar todos quienes somos parte de la familia Ignaciana.

 

Luego de la Eucaristía, nuestros queridos Javerianos reanudaron las actividades académicas. Algunos padres de familia pudieron vivir momentos de fraternidad a través de una pequeña trivia sobre la vida de Ignacio. Llevaron a su mente y corazón, aquellos datos significativos de aquel soldado que decidió dejar a un lado la gloria y ansias de poder, para abandonarse completamente a Dios y a los más necesitados.

 

Que esta consolación que tenemos por la celebración de la fiesta de San Ignacio nos siga empujando a buscar y hallar a Dios en todo y cada paso que damos.

 

San Ignacio de Loyola

1/2

1/2
 

Por: Dpto. de Comunicación. 

 

“Cuando hay cariño, cuando hay amistad, el tiempo no lesiona los vínculos; lo esencial queda grabado en el corazón”. Así nos dio la bienvenida el Padre Ángel Rossi SJ, a su charla “Amar y Servir, Don y Tarea” realizada el Jueves 18 de Julio.

 

El Padre Rossi SJ, nos visita después de 38 años, fue recibido por colaboradores Ignacianos, representantes de diversas obras de la compañía de Jesús en Guayaquil y una gran comitiva de ex-alumnos.

 

Expuso con absoluta calidez temas como el amor, el conocimiento y el respeto: “Más que un sentimiento, es una disposición interior, que nace en la libertad y se expresa en el compromiso de estar con el otro.” Comenta además sobre la desmotivación, el no saber para qué y por qué realizamos una actividad. Para ello, nos aconseja hacerlas con sentido, con pasión: “Sentir tiene que ver conmigo, con lo que pienso, lo que creo y lo que sueño”.

 

Acerca del compromiso y el servicio, hizo énfasis en la importancia de sentir lo que pensamos, creemos y soñamos; aceptar que no todo depende de nosotros y a lo que sí sea de nuestra responsabilidad, comprometernos poniendo lo mejor de uno para el momento o para la persona. “Los resultados que espero no son inmediatos, en el servicio de la educación hay que tener paciencia, respetar los procesos”, aclara.

 

Finalmente realiza un cierre con el poema “No te rindas” de Mario Benedetti:

 

“No te rindas que la vida es eso,

Continuar el viaje,

Perseguir tus sueños,

Destrabar el tiempo,

Correr los escombros,

Y destapar el cielo.

No te rindas, por favor no cedas,

Aunque el frío queme,

Aunque el miedo muerda,

Aunque el sol se esconda,

Y se calle el viento,

Aún hay fuego en tu alma

Aún hay vida en tus sueños.”

 

De parte de toda la comunidad Javeriana, agradecemos al Padre Rossi SJ, por su visita y consejos que alumbran nuestro camino.

 

Aprendiendo el don de

"Amar y Servir"

P. Ángel Rossi, SJ.

 

Por: Israel Paredes. 

 

El área de Ciencias Sociales, como parte de las actividades organizadas en el Plan Operativo Anual, realizó el III concurso de dibujo en base a la técnica del carboncillo, titulado: “Retratando el espíritu guayaco”, dirigido a los estudiantes de Bachillerato, en el que se debía plasmar un lugar, patrimonio o evento social-cultural de la historia de nuestra ciudad de Guayaquil.

 

El concurso se realizó en el salón de actos el miércoles 24 de julio y el jurado calificador estaba integrado por cuatro personas, tres de ellas pertenecientes a la misma institución y una persona externa, experta en la técnica.

 

Lo más importante fue la participación de los estudiantes, quienes demostraron sus conocimientos, técnicas, habilidades – destrezas y se pudo apreciar las inteligencias múltiples que impresionaron al público.

 

Fueron alrededor de 24 participantes como protagonistas del arte mencionado, de quienes se destacaron tres estudiantes como ganadores:

 

Primer lugar: Armijos Macías Ivana Sara

Segundo lugar: Cabezas Sánchez Andrea Estefanía

Tercer lugar: Crow Valdivieso Roxana Gabrielle

 

Retratando el espíritu

Guayaco

 

Por: Dpto. de Comunicación. 

 

El Miércoles 24 de Julio realizamos varios eventos conmemorativos a las fiestas de Guayaquil y nuestros chicos y chicas de Bachillerato, junto con el área de Educación Física, organizaron una actividad muy divertida: Los juegos tradicionales.

 

Al empezar la jornada, nos dieron la bienvenida con un baile típico y la canción “Guayaquileño: Madera de Guerrero”, vistiendo trajes con estilos y colores que representan a nuestra querida ciudad. Juegos como el Paredón, el Túnel del hula hula, la Rayuela, los Ensacados, entre otros, fueron propuestos con el fin de recordar tradiciones y rescatar valores que se han transmitido de generación en generación; utilizando recursos de fácil acceso y lo más importante: su imaginación.

 

Estas formas de entretenimiento facilitan el desarrollo de la sociabilidad, fomentan la competencia recreativa, favorecen la comunicación y transmiten la identidad de nuestra cultura a las nuevas generaciones.

 

Felicitamos a este gran equipo por crear este espacio de esparcimiento y alegría!.

 

Reviviendo tradiciones

con juegos de antaño

1/2

1/2
 

Por: Dpto. de Pastoral. 

 

El día 3 de diciembre la comunidad Javeriana celebró a San Francisco Javier, patrono de la institución y considerado patrono de todos los misioneros; llamado también: “Gigante de la historia de las misiones”, por las muchas conversiones que logró en el Lejano Oriente en tiempos muy difíciles.

 

Una de las muestras de gratitud por toda la labor que realizó este Santo Jesuita, fue la Eucaristía que se celebró el día en que es recordado. Dentro de la institución participaron docentes, estudiantes, padres de familia, personal administrativo e invitados.

 

La Santa Eucaristía fue precedida por el Rector de la institución, el P. José Rodríguez SJ, quien en su homilía rescató muchas virtudes, además de algunos datos referentes a la vida del patrono de las misiones; entre ellas, mencionó que Javier tuvo como compañero de pensión al Beato jesuita Pedro Fabro y conoció al entonces estudiante San Ignacio de Loyola, quien le solía repetir la frase de Cristo: “¿De qué le sirve a un hombre ganar el mundo entero, si se pierde a sí mismo?”. Es así como poco a poco esas palabras fueron resonando en su corazón.

 

San Francisco Javier

misiones

el gigante de las

Siendo esta misa muy especial para todos, las ofrendas que se presentaron tenían concordancia con la vida de Francisco Javier, pues el bolso misionero y el crucifijo son objetos que siempre lo acompañaron en su vocación de estar al servicio del otro.

 

De la vida de San Francisco Javier podemos rescatar muchas cosas, como el deseo inalcanzable de evangelizar en todas las naciones, ese apetito de poder llevar a Dios a quien no lo conoce, incluso aprendiendo nuevos idiomas; a través de la música o simples conversaciones con aquellos que lo rodeaban.

 

Que este testimonio de vida que nos ha dejado San Francisco Javier no se quede en meras misas, folletos o actividades que se realizan en su honor, sino que todo aquello que nos impacta de su vida la llevemos a nuestra vida ordinaria. Que nosotros podamos ser Javier en la tierra, que su legado no se pierda y esa frase que él decía: “Ay de mí si no predico el evangelio”, nos invite a llevar el verdadero rostro del Dios de Jesús a nuestro prójimo.

 

 

Por: Jean Medina.

 

¿Cómo motivar a los estudiantes para que reflexionen no solo a mejorar su nota, sino que durante el desarrollo de la experiencia se activen, direccionen y persistan en descubrir el sentido de la vida? Este fue uno de los cuestionamientos que me llevó a proponer actividades de recuperación, para experimentar otros sentidos de logro. Por ello, las actividades propuestas se enmarcaron en una experiencia contextualizada del mundo real; acto que los llevaba desde la observación, indagación, experimentación y comparación hasta dar paso a la reflexión y permitir la personalización de su aprendizaje.

 

Con tal propósito, debían testear el pH en el suelo y en la orina y determinar cómo estos factores influyen en los procesos o reacciones que se llevan a cabo en los seres vivos. Para el pH del suelo, tenían que verificar cómo la alcalinidad o acidez podían modificar el desarrollo y crecimiento de la semilla de arroz. Para su efecto, prepararon 3 tipos de suelos: uno con pH menor a 5, otro mayor a 10 y uno en un rango de 5,5 a 7, propio del sustrato de sembrado.

 

Fue emocionante ver el interés que ponían por investigar la forma de sembrar las semillas y su dedicación en realizar el riego en el momento oportuno, dado que estas semillas crecen en suelos acuíferos. La experiencia vivida dio paso a escuchar frases gratificantes, como “Nunca imaginé cuánto cuidado se debe tener para cultivar el arroz”, “No ha sido sencillo para nosotros, no puedo imaginar cómo será para los agricultores”.

 

En el caso de medir el pH en la orina, los chicos conocían el pH óptimo de una persona con buena salud, por ende, su trabajo consistía en conocer cómo influye la alimentación en la alteración del pH y qué enfermedades se pueden originar. Los ensayos fueron variados, las muestras eran de ellos mismos, tomadas al levantarse, y otras en los recreos. Las mediciones del pH las realizaban con cintas de papel tornasol y peachímetro.

 

Una segunda

Los estudiantes trabajaron en esta actividad siguiendo las consignas dadas por el docente, hasta que plantearon la pregunta: “Miss ¿cuál sería el pH de una persona con diabetes?”. Su curiosidad fue más allá, y su deseo de conocer qué pasaría en esta situación particular de salud los llevó a salir de su zona de confort. Además de recolectar sus propias muestras, recolectaron muestras de personas con diabetes, a quienes les realizaron un análisis más minucioso en el laboratorio, usando reactivo de Benedict.

 

¿Cuál es mi sentir luego de la actividad? Me quedo con esta anécdota:

 

Sus trabajos concluyeron, se acercó la pre-feria de CCNN, pero las estudiantes estaban

enfermas así que con seguridad no presentarían su producto. Entonces una de ellas me hizo llegar un mensaje que decía: “Miss así enferma iré, ese trabajo es mío y me he esforzado, debo presentarlo”.

 

Describir, comprender, explicar, evaluar e intervenir en el fortalecimiento y mejora durante el proceso fue sencillo; los estudiantes están habituados a realizar trabajos donde se utilizan las metodologías activas de aprendizaje que los hace ser más independientes y exploradores. El reto fue alcanzar la excelencia y compartirla, al estilo de nuestro patrono San Ignacio de Loyola. Una vez más se demuestra que la información guiada se convierte en conocimiento; y este, se manifiesta a plenitud si lleva el matiz espiritual propio del ignaciano dispuesto a servir.

 

1/2

1/2

o

unidad

port

 

Por: Susana Núñez.

 

André Maurois, nos exterioriza que el arte de leer es, en gran parte, el arte de volver a encontrar la vida en los libros, y de comprenderlas mejor gracias a ellos.

 

La Unidad Educativa Javier, el día jueves 8 de Agosto, celebró la “Fiesta de la lectura” a través de actividades integradoras, siendo los estudiantes los protagonistas de las diversas presentaciones. Compartiendo cuentos de terror, acrósticos, dramatizaciones; creación de canciones, fichas de trabajo, sorbo de la lectura, rutinas de pensamiento, trivias, entre otras.

 

Tuvimos el agrado de compartir con la autora Ana Carlota González, escritora de libros infantiles y juveniles, que inspiró a nuestros estudiantes a sumergirse en este maravilloso mundo de la lectura, despertando interés y curiosidad de saber más de ella, de sus obras y de otros autores; interactuando con ellos: lo que le apasiona a la autora de sus cuentos, cómo los creó y qué la inspiró.

 

Para las docentes, la lectura ayuda a nuestros estudiantes a hacerlos más sensibles ante los desafíos del mundo, mejorando su calidad de vida y llevándolos a convertirse en mejores ciudadanos, amigos, vecinos e hijos. Francisco Fernandez-Carvajal, en su libro “Hablar con Dios” comenta como Dios utilizó la lectura para convertir a San Ignacio de Loyola, y menciona: “Un buen libro para lectura espiritual es un gran amigo, del que nos cuesta separarnos porque nos enseña el camino que conduce a Dios, nos alienta y ayuda a recorrerlo.”

 

Javerianos,

lectura

viajando por el mundo

a través de la

1/2

1/2